Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

'Amor Fou', de Marta Sanz

'Amor Fou', de Marta Sanz

ENREDABAILES IR

Ampliar imagen
T. G. | 19/11/2018 A A
Imprimir
'Amor Fou', de Marta Sanz
Los efectos secundarios del amor
Los cajones de las editoriales guardan auténticos tesoros, libros que jamás verán la luz, novelas a las que quizá más tarde les llega una oportunidad pero que mientras tanto duermen a la espera de una oportunidad. A ‘Amor fou’ de Marta Sanz le pasó eso, que nadie se lo puso fácil hasta el punto de que la escritora casi deja de serlo por las dificultades editoriales. Pero al final, esta obra escrita en 2004 vio la luz y ahora ha sido revisada por su autora y reeditada por la editorial Anagrama. Con ella Sanz, también autora de otras novelas como ‘La lección de anatomía’ y ‘Clavícula’, sabe incomodar y en esta ocasión lo hace con la historia de amores imposibles.

Son los de Lala y Raymond, los de Lala y Adrián, Los de Raymond y Elisa, los de Elisa y Esther. Cada relación lleva su parte de amor y su parte de odio. El libro transcurre a través de las voces de Raymond, que escribe un diario, y de Lala, a cuyos pensamientos tiene acceso el lector que deberá interpretar lo que ambos cuentan siendo inevitable posicionarse. Pero esta novela también es una profecía ya que recoge fenómenos políticos y sociales que cuando fue escrita no habían llegado y hoy ya están aquí. Cuando todo pase, quedará la cicatriz, esa palabra que tanto gusta Sanz de utilizar cuando escribe y de las que habla Isaac Rosa en el prólogo de la obra: «Qué es una cicatriz: la inevitable curación de toda herida, pero a la vez las persistencia de su memoria para no olvidar que un día nos hicimos daño».
Volver arriba
Newsletter