Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR

Alquileres

BLOGGINGIR

10/02/2019 A A
Imprimir
Alquileres
Cuenta el sociólogo Richard Sennet que en el albor del presente siglo un ejecutivo de ATT, compañía estadounidense de telecomunicaciones, señalaba el lema «nada a largo plazo» para certificar la alteración del significado del trabajo. Explicaba Sennet a continuación que en el aquel año 2000 «un joven americano con al menos dos años de universidad puede esperar cambiar de trabajo al menos once veces en el curso de su vida laboral y cambiar su base de cualificaciones al menos tres veces durante los cuarenta años de trabajo».

Esta es la realidad del neocapitalismo, que se supone que habrá progresado convenientemente desde entonces hasta la actualidad. Es decir, habrá extendido aún más los números de mutaciones y se habrá dispersado ya por todo el planeta en mayor o menor medida. A ello, en nuestro caso, han contribuido con total denuedo las sucesivas reformas laborales habidas en los últimos diez años. Lo que nos lleva a pensar ya no sólo en el nuevo significado del trabajo, como indicaba el ejecutivo, sino en sus consecuencias en los modelos de vida. En los alquileres, por ejemplo.

El debate sobre esa materia no sólo debe entenderse como una cuestión de esgrima parlamentaria en la que el gobierno socialista fue derrotado hace unas semanas. Al contrario, ha de contemplarse como una cuestión de urgencia cada vez más perentoria. No sólo ya por la realidad común de especulación a la que está sometido el sector de la vivienda, sino porque la existencia de un parque público de viviendas de alquiler empieza a ser necesidad básica, así como una intervención sobre las cantidades que se reclaman por este concepto en la iniciativa privada. El vaivén laboral, sumado a los gloriosos salarios que forman parte de nuestro paisaje, requiere ya, y más hacia el futuro, actuaciones severas para asegurar techo a esa multitud de trabajadores y trabajadoras circulantes por la geografía española. No es asunto conveniable. Es directamente legislable para asegurar un mínimo de bienestar y dignidad.
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle