Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Al sol que menos calienta

Al sol que menos calienta

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 23/10/2019 A A
Imprimir
Al sol que menos calienta
La estampa es de los primeros corros de lucha leonesa de la temporada de verano, de aquellos días insoportables en los que en vez de hablar de sol y calor sacan a relucir lo de canícula y los que siguen las explicaciones del tiempo como si fueran dogmas de fe extienden la expresión hasta periodo canicular, que te da un empaque de entendido más que evidente.

Van llegando los aficionados con la galbana que imponen los días, ven las gradas al sol, algunas otras algo más protegidas y las del arremolinarse, justo debajo de un gran árbol que preside la estampa, el único que hay en muchos metros «a la redonda».

Y desmintiendo la historia de que aquí todo el mundo se pone al sol que más calienta se van a la balanza contraria, la del sol que menos calienta, porque en esos días llamarle sombra no deja de ser el sueño de una tarde de verano.

Aunque siempre hay quien aguanta la postura, que dirían los cazadores, y ahí están, impasibles, como si la canícula no fuera con ellos, la moza y el paisa.

La cámara delata que tiene intereses superiores al calor. Tal vez el rapaz que está agarrado en el centro del corro es algo más que un rapaz cualquiera, quizás sea pariente, quizás acude a la llamada del arte...

Y el paisa. El sombrero de segador lo dice todo. A quien sabe lo que es segar a guadaña a pleno sol no le vengas ahora con pijadinas de poca índole de si lo que había aquella tarde era sol o canícula.
Volver arriba
Newsletter