Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Al olvido le creció una Cruz

Al olvido le creció una Cruz

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 19/09/2019 A A
Imprimir
Al olvido le creció una Cruz
Al olvido le ha crecido una Cruz. Una cruz en memoria de los muertos que viven allí, en otro de esos pueblos donde también se han ido casi todos los vivos, un cruz en medio de un cementerio que se abre apenas una vez al año y donde sólo siegan la hierba hecha maleza cuando se acerca el Día de Todos los Santos y regresan los que se fueron al fugaz reencuentro con las raíces.

Aunque en este mismo pueblo de la Cruz y la maleza, el Día de Todos los Santos una anciana mujer vuelve a llorar, como cada año, porque a ella también le gustaría saber dónde está la Cruz de su padre, o cuando menos un hueso que haya sido suyo, no pide más, para poder ponerle una flor y rezarle algo, como reza por los otros familiares muertos y enterrados allí, en su nicho.

En la esquina de este cementerio de la Cruz y la maleza apareció durante muchos años un ramo de flores, el 1 de noviembre ya estaba allí pero nadie había visto quién lo puso y nadie sabía exactamente –más allá de la leyenda en voz baja– para quién era. Ninguna cinta, ninguna palabra, ninguna pista.

Después de varios años sin flores llegaron para excavar en aquel rincón. Aparecieron cuatro esqueletos, en silencio miraba cada día el hijo de quien año tras año llevó las flores, hasta su muerte. No dijo ni una palabra.

Pero ahora sabe que esa Cruz y esa maleza es la de todos.
Volver arriba
Newsletter