Publicidad
El Ayuntamiento de Ponferrada declara la guerra a las colillas

El Ayuntamiento de Ponferrada declara la guerra a las colillas

EL BIERZO IR

El grupo 'Clown Colillas', en su espectáculo de concienciación ambiental en el desfile de Carnaval. | C.S. (Ical) Ampliar imagen El grupo 'Clown Colillas', en su espectáculo de concienciación ambiental en el desfile de Carnaval. | C.S. (Ical)
D.M. | 05/03/2020 A A
Imprimir
El Ayuntamiento de Ponferrada declara la guerra a las colillas
Medio Ambiente Cartas a la hostelería, carteles y mensajes pintados en los sumideros buscan concienciar a los ciudadanos del grave daño que causa una colilla en el suelo, que acabará en los ríos
Los activistas ambientales dieron el primer paso y el Ayuntamiento de Ponferrada, consciente de la importancia de los gestos de cuidado y respeto al medio ambiente,  coge el relevo.  El Consistorio ponferradino pone en marcha la campaña ‘Gestos que marcan’, que busca concienciar a los ciudadanos sobre el grave efecto que tiene para el entorno arrojar una colilla al suelo.

La campaña cuenta con la colaboración altruista del grupo de acción ambiental ‘Clown colillas’ y Proyecto Orbanajo, que llevan meses realizando acciones en la calle y performances de recogida de colillas y concienciación, y que pretendía llegar con su mensaje a las instituciones para que se implicaran también en este tipo de iniciativas. 

Por el momento, la campaña consistirá fundamentalmente en la colocación de carteles en la ciudad y pintar los sumideros y alcantarillas con mensajes que dicen 'El mar empieza aquí,' con el dibujo de una tortuga. También distribuirán cartas a los propietarios de los negocios de hostelería, con el objetivo de que se impliquen en la sensibilización con este gran problema ambiental. Les recuerdan la obligatoriedad de mantener limpio el espacio en el que desarrollan su actividad.

Son muchos bares, restaurantes e incluso tiendas de Ponferrada los que tienen en su entrada ceniceros para que los clientes, cuando entran fumando o cuando e salen a fumar a su exterior no tiren su colilla en la calle. Pero otros muchos no. De hecho hay bares que no colocan ceniceros en sus terrazas de calle y no es difícil ver este tipo de espacios sucios y con un desagradable aspecto lleno de filtros de tabaco. 

No obstante, la Concejalía de Medio Ambiente de Ponferrada recuerda que es responsabilidad de todos los ciudadanos utilizar papeleras y ceniceros para cuidar de nuestro entorno. Y es que recuerdan que  "las colillas son los residuos que se encuentran con mayor frecuencia en la naturaleza, porque su pequeño tamaño permite que se dispersen con mucha facilidad a las alcantarillas o directamente a los ríos. Una vez allí, cada colilla puede contaminar hasta 50 litros de agua dulce con las sustancias acumuladas en los filtros, tales como cadmio, arsénico, alquitrán, amoniaco… Sustancias que, además, son bioacumulables", explican.

Son muchas las ciudades y municipios en distintos países y también en España que están poniendo este tipo de iniciativas en marcha en sus espacios públicos, calles, parques e  incluso playas. Muchas de ellas con medidas sancionadoras para quien tire una colilla al suelo. El Ayuntamiento de Bruselas puso en marcha a principios de año una ordenanza por la que multaría con hasta 200 euros a quien desechara una colilla en el suelo. En Portugal ya hay una legislación a nivel nacional que incluye multas de hasta 250 euros y también medidas de concienciación. En Andalucía varias ciudades ya tienen ordenanza desde hace años, con multas de hasta 750 euros en algunos lugares como Cádiz o Granada, donde  las campañas previas incluyeron la distribución de colilleros de bolsillo entre los ciudadanos por parte de los ayuntamientos. 

Ponferrada por el momento opta con una sencilla campaña de concienciación, a la espera de que tenga un resultado positivo. 
Volver arriba
Newsletter