Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Aires de Fasgar: Descanso en la naturaleza, menú "de la tierra"

Aires de Fasgar: Descanso en la naturaleza, menú "de la tierra"

CULTURAS IR

Sus propietarios confían en que Aires de Fasgar dé vida a un pueblo «con mucho potencial». Tiene seis habitaciones y un restaurante abierto desde abril. | L.N.C. Ampliar imagen Sus propietarios confían en que Aires de Fasgar dé vida a un pueblo «con mucho potencial». Tiene seis habitaciones y un restaurante abierto desde abril. | L.N.C.
Rosa Álvarez | 14/06/2019 A A
Imprimir
Aires de Fasgar: Descanso en la naturaleza, menú "de la tierra"
Gastronomía Con comida "cien por cien casera", el restaurante, abierto desde abril, completa la oferta de un negocio que es también una casa rural y que pretende aportar su granito de arena "para que Omaña siga estando viva"
Lleva apenas un par de meses abierto, pero el restaurante Aires de Fasgar (Calle Las Eras 8, Fasgar) se ha convertido ya en un reclamo más para visitar un pueblo «con mucho potencial», disfrutar de la naturaleza de Omaña, de su paisaje, mientras se degusta una cocina «cien por cien casera» y elaborada con «productos de la tierra». El cordero al horno, el cachopo de cecina y queso de cabra, las manitas con langostinos, las tablas de quesos de León, la ensalada del chef, el embutido o las «famosas patatas del ‘valle gordo’» son algunos de los platos que más triunfan entre sus clientes, según reconocen sus propietarios. Además, como acompañamiento les ofrecen un pan de pueblo que amasan y cuecen a diario los dos únicos panaderos que quedan en Omaña.

El restaurante –en funcionamiento desde el 13 abril– amplía y complementa la oferta del establecimiento, ya que Aires de Fasgar además de contentar el estómago invita al descanso. Ubicada encima del restaurante está la casa rural, que cuenta con seis habitaciones y seis cuartos de baño, una sala de estar y cocina para un total de 16 personas.

El negocio abre actualmente de viernes a domingo, aunque a partir del 5 de julio ampliará su horario de atención al público y únicamente cerrará los jueves por descanso del personal.

La buena acogida que está teniendo anima a sus responsables a seguir adelante. No les faltan «las ganas ni la ilusión», dicen, para aportar su granito de arena «para que Omaña siga estando viva». Su proyecto les ha permitido crear ya dos puestos de trabajo y prevén realizar un contrato más para la temporada de verano. Si el cliente responde, Aires de Fasgar quiere seguir creciendo.
Volver arriba
Newsletter