Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

"Ahí queda eso", de las güelas de Casares de Arbas

"Ahí queda eso", de las güelas de Casares de Arbas

LNC VERANO IR

El cuadro que recrea la imagen de Ángeles, Cilinia, Nieves y Marucha, las pandereteras de Casares, unas históricas de nuestro folclore este domingo reconocidas. Ampliar imagen El cuadro que recrea la imagen de Ángeles, Cilinia, Nieves y Marucha, las pandereteras de Casares, unas históricas de nuestro folclore este domingo reconocidas.
Fulgencio Fernández | 12/05/2019 A A
Imprimir
"Ahí queda eso", de las güelas de Casares de Arbas
LNC Domingo Las pandereteras de Casares, todo un símbolo del valle de Arbas y la Tercia, reciben este domingo en Villamanín el homenaje de sus paisanos y folcloristas y músicos que saben del alto interés del legado de Ángeles, Cilinia, Nieves y Marucha
Bueno, pues ahí queda eso para los que vengan detrás». Fueron las palabras de Marucha, una de las Pandereteras de Casares, a David Álvarez Cárcamo cuando el omañés de Guisatecha le enseñó y escucharon juntos el disco que acababan de grabar y que no podía llamarse de otra manera: ‘Casares de Arbas’.

Era como perpetuar una vida y una forma de estar en ella. Las Pandereteras de Casares, además de Marucha hay que añadir a Ángeles, Cilinia y Nieves (también Adamina e Isolina en otras etapas), son hijas del filandero y las largas noches de invierno en este pueblo donde dicen «que está la fábrica de la nieve».

Allí, al calor de la cocina, iban a filar y cogían la pandereta con frecuencia, «que nosotros de toda la vida le llamábamos la pandera, aquí siempre se dijo así».

- ¿Y qué tocábais?
- Las tonadas viejas, las que habíamos escuchado de toda la vida, las que habían tocado las madres y las abuelas... «de toda la vida de Dios», que es como se dice.

Aquel disco y su presentación en León, su popularidad en la comarca y en Asturias por sus apariciones en Camín de Cantares, de la TPA, hizo ver a muchos la importancia de la buena disposición de estas mujeres a coger el pandero, cantar una jota, tocar unos titos, recordar aquellos bailes viejos... «porque cuando nosotros estiremos la pata... se acabó».

- ¿Cuántas canciones sabéis?
- Cientos.

Y así llegamos a la tarde de este domingo en Villamanín (a las seis en el Hogar del Pensionista), en la que recibirán el homenaje que bien han merecido y en el que estarán acompañadas de nombres importantes de la música y el folclore tradicional, empezando, como no podía ser de otra manera, por Mario González, El Jilguerín de Casares, que es alumno y pariente; el ya citado David Álvarez Cárcamo, Rodri el de Tarna, Roberto Álvarez y hasta gentes llegadas del otro lado del Puerto, Cangas de Narcea.
Volver arriba
Newsletter