Publicidad
Águilas, cigüeñas y vencejos vigilados

Águilas, cigüeñas y vencejos vigilados

ACTUALIDAD IR

El águila calzada ‘Onzina’ seguida con el proyecto Migra.| SEO BIRDLIFE Ampliar imagen El águila calzada ‘Onzina’ seguida con el proyecto Migra.| SEO BIRDLIFE
Sergio Jorge | 12/01/2015 A A
Imprimir
Águilas, cigüeñas y vencejos vigilados
Medio Ambiente Seo BirdLife continúa con su programa de GPS para aves que salen desde León
El proyecto de Seo BirdLife para marcar decenas de aves y conocer así su situación durante sus migraciones continúa activo un año más con varias especies marcadas en la provincia de León.

Se trata de una iniciativa impulsada por esta ONG que pretende conocer en cada momento dónde está el ave para así saber al instante cómo se comporta en cada momento del año. ‘Migra’ logra así trazar el recorrido que emprende la especie desde que sale de su lugar de origen hasta que vuelve gracias al emisor con GPS instalado y acoplado a su pequeño cuerpo.

En concreto, este año «se han marcado en León un águila calzada, cuatro cigüeñas y cuatro vencejos», explica a este periódico el técnico de Seo BirdLife Javier de la Puente. Su recorrido se puede ver ya en la página web ‘migracionesdeaves.org’, donde se exponen todas las aves marcadas, dónde ha sido el inicio y hasta dónde han llegado. Incluso la trayectoria de los últimos años en el caso de que hayan estado varias temporadas seguidas por el equipo de la ONG, como es el caso de dos cigüeñas blancas leonesas, ‘Alba’ y ‘Porma’.

Esta temporada se están siguiendo cuatro cigüeñas  blancas, un águila calzada y cuatro vencejos comunes «La calzada y las cigüeñas llevan aparatos que manda información de forma continua, pero los vencejos se han marcado en 2014 con geolocalizadores y hay que recapturarlos en 2015 para obtener la información que tengan acumulada», resalta De la Puente.

Un año más, «para todo el trabajo en León se ha podido contar con la ayuda de ornitólogos locales del GIA-León que han ayudado mucho en el trabajo de campo», resalta el técnico de la ONG, algo que en anteriores temporadas también se ha hecho de la misma forma.

El águila calzada marcada en León fue capturada el 24 de junio de 2013 en Oteruelo de la Valdoncina y se le puso el nombre de ‘Onzina’. Se trata de un ave de la especie ‘hieraaetus pennatus’ y tiene desde entonces un emisor satélite GPS solar.

Algunas de las especies están en África durante el invierno, mientras que otras han llegado a Cádiz Con este dispositivo se ha podido comprobar que el águila, un macho adulto marcado en la temporada de cría, salió a finales de septiembre de 2014 desde la localidad leonesa y en aproximadamente un mes fue capaz de llegar a Burkina Faso, a más de 3.000 kilómetros de distancia desde León.

Por otra parte, sigue habiendo dos cigüeñas blancas marcadas, ambas fichadas y controladas ya en la temporada anterior, por lo que los datos que se tienen de ambas es muy importante. Así, en el primer caso, ‘Alba’, fue marcada el 30 de mayo de 2013 en Ambasaguas del Curueño. A finales de julio de este año este ave partió de la zona leonesa donde pasó la primavera y se desplazó en un primer momento hacia Salamanca, donde permaneció unos días. Desde allí siguió su camino hacia el sur, con paradas muy cortas en sitios como Cáceres y Badajoz hasta que a finales de agosto ya estaba en Marruecos, donde ha pasado todo este otoño.
La precisión de este proyecto permite saber que ‘Alba’ ha estado desde finales de noviembre en el norte de Marruecos, e incluso ha vuelto a la Península para pasar algunos días en Cádiz, aunque siempre alternando con zonas del norte del país africano. Con el paso del tiempo se podrá seguir su evolución tanto en terrenos marroquíes como en su vuelta a España.

En cuanto a ‘Porma’, el trayecto ha sido menor ya que a mediados del mes de agosto partió desde León y en menos de un mes ya estaba en diferentes territorios de Cádiz, en donde se ha movido de forma muy rápida e intermitente.

Este ave fue marcada el 31 de mayo de 2013 en Barrios de Nuestra Señora y es, como ‘Alba’, de la especie ‘ciconia ciconia’ y también en ambos casos tienen instalado un ‘data logger’ GPS-GSM.

A estas dos cigüeñas ya fichadas desde hace un par de temporadas se unieron otros dos pollos en la provincia pero uno de ellos murió al poco de volar del nido por causas desconocidas, según explican desde Seo BirdLife a este periódico. «El otro inició la migración y el 5 de agosto desapareció en Marruecos cerca de Marrakech y posiblemente muriera allí pero no se sabe qué pudo ocurrir», añade De la Puente, quien explica que «los jóvenes suelen tener una alta tasa de mortalidad y es normal lo que ha pasado, ya que son aves inexpertas y muchas mueren en el primer año de vida».

Estas dos aves ya desaparecidas fueron marcadas el 10 de junio de este año en Barrio de Nuestra Señora y Ambasaguas del Curueño, y se les instalaron un ‘data logger GPS-GSM’ en el caso de ‘Braña’ y un emisor satélite GPS solar en el de ‘Tolibia’.

A estas aves se unieron cuatro vencejos comunes de la especie ‘apus apus’, marcados el 4 de julio de 2014 en Carbajal de la Legua y en todos los casos con un geolocalizador.

En el caso de los vencejos se desconoce en qué lugar están ahora mismo ya que no se pueden seguir vía GPS. Yes que los dispositivos que tienen acoplados en su pequeño cuerpo acumulan la información y se descarga una vez que hayan terminado la migración en la próxima primavera, por lo que son la excepción de este proyecto que permite seguir los trayectos del resto de aves fichadas por Seo BirdLife.

En otras ocasiones, los problemas que se encuentran los técnicos de la ONGson los casos de las aves que atraviesan el Sáhara. De la Puente explica que «se pierde su rastro porque en esta zona no hay cobertura», de ahí que en las gráficas mostradas en la web no se pueda saber su posición mientras están en el desierto africano.
Para marcar a cada especie que forma parte del proyecto, los expertos de Seo BirdLife, junto con los cooperantes del grupo GIA en León, establecen una especie de trampa a distancia con electroimanes, consistente en un cuadro colocado alrededor del nido y que se dispara a 150 metros cuando el ave en cuestión se posa.

Hay que tener en cuenta que cada dispositivo es capaz de emitir cinco localizaciones precisas por telefonía móvil, que se pueden descargar estén donde estén siempre que haya cobertura, y que se llegan a acumular de cada ave unas 30.000 al año.

Es más, las coordenadas que emite cada dispositivo tiene un margen de error de entre 15 y 20 metros, por lo que se asegura una gran efectividad en los análisis que posteriormente realizan los expertos de Seo BirdLife. Otro aspecto destacado es que el sistema ideado por la ONG supone que las aves tengan que llevar un dispositivo que apenas pesa 60 gramos, por lo que las especies controladas apenas notan que llevan algo en sus patas o en otra parte de su cuerpo.

Desde que se hace este tipo de seguimiento, los expertos ya han notado algunos cambios en la conducta de las aves, como es que antes las migraciones eran de entre 3.000 y 4.000 kilómetros cada temporada, pero ahora son de muchos menos, incluso de menos de 1.000, ya que aunque algunas llegan hasta Burkina Faso, la mayoría se quedan en el Sahel e incluso en el sur de la Península Ibérica.
Volver arriba
Newsletter