Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Agnus Dei. Zurbarán

Agnus Dei. Zurbarán

CULTURAS IR

1635-1640.  Óleo sobre lienzo, 37,3 x 62 cm. Ampliar imagen 1635-1640. Óleo sobre lienzo, 37,3 x 62 cm.
| 22/08/2019 A A
Imprimir
Agnus Dei. Zurbarán
200 años del Museo del Prado Por Miguel Soto
Qué esponjura esa lana! ¿verdad? Pues es debida a la factura que logra Zurbarán, digna del mejor bodegón por su tratamiento de la luz, el volumen y la textura. Textura tan como ninguna la de la lana merina que incluso vinieron a buscar la raza que la producía desde Australia, pues no iba a llegar trashumando allí. Y lo cierto es que tampoco lo hace ya a Babia o Luna, y mira que aquí se registraron más cabezas que en ningún área de Europa. Si acaso en camión visitan los valles ahora, como las aristócratas hidalgas del Conde de la Oliva.

Tiene sentido lo del desplazamiento, que todavía realizan caminando los rebaños que practican la trasterminancia del Órbigo a Prioro o Riaño. No es baladí conseguir pasto y con ello alimentar ovejas y corderos de sabor celestial, como seguro que atesoraba el que nos acompaña. Que por lechal no, pero por ternasco o pascual a nuestros paladares seguro que pasaba, a pesar de tener entre ocho y doce meses.

Alabado sea nuestro corderín, al que, confieso, no he podido contemplar de cerca porque el Prado se permite el lujo de tenerlo estos días en un almacén. Paradójico destino para un ejemplar que, de no haber sido sacrificado, pudiera haberse convertido en un manso, castrado para liderar el rebaño con unos cencerros desproporcionados atados a los cuernos. Y libres los cuernos en esta pieza están pero no las extremidades. Inmovilizadas como las tuvo el Cordero de Dios antes de ser sacrificado, en una semejanza que difumina el límite entre géneros, acercando al religioso este lienzo para gloria del genial pintor.
Volver arriba
Newsletter