Publicidad
Adiós a la cochera de Martiniano

Adiós a la cochera de Martiniano

LNC CULTURAS IR

La amenaza de derrumbe de la vieja cochera en medio del pueblo ya era evidente. | L.N.C. Ampliar imagen La amenaza de derrumbe de la vieja cochera en medio del pueblo ya era evidente. | L.N.C.
Fulgencio Fernández | 23/01/2022 A A
Imprimir
Adiós a la cochera de Martiniano
Historia de la semana La Empresa Fernández llegaba cada día y guardaba allí su autobús, también el camión de Transportes Salcedo, ambos en Cármenes. Cuando el lugar se convierte en escombros una forma de vida y otros tiempos se convierten solo en recuerdos
Para todos los chavales era la cochera de Martiniano, que así llamaban a los autobuses de la empresa Fernández como así conocieran al dueño de toda la vida. Que quedara el portón abierto y poder jugar dentro era un regalo del destino, contar historias de los chóferes de los autobuses un filandón eterno, con especial predilección por las de Casillas, que se llegaba a afirmar que conducía por la Collada con los pies.

Que hubiera una cochera de Martiniano significaba que había otra cochera, en este caso Las Cocheras, de la otra empresa, Reyero. Dos coches de línea diferentes, uno subía hasta Cármenes por Villamanín y el otro por Matallana.

No es una cochera lo que desaparece, es la memoria de otras formas de vida, de cuando llegaban cada día dos coches de línea, donde estuvo el camión de Mael... sólo hay escombroSólo el relato del enunciado de la situación ya habla de otros tiempos, dos coches de línea —llenos tantas veces—, dos empresas, varias cocheras... Por eso, cuando estos días se reabrieron los enormes portones para tirar las paredes que ya eran un verdadero peligro ante la amenaza de ruina y quedó al descubierto aquella enorme nave llena de escombros y emergieron un camión de la Transportes Salcedo y un entrañable Dos Caballos lo que ocurrió es que se dispararon los recuerdos y las nostalgias. La añoranza de lo perdido. La memoria de personajes como Mael, el creador de Transportes Salcedo, un prodigio de imaginación que a la primera furgoneta que tuvo le rotuló en la puerta el número 17 para dar sensación de "imperio del transporte". Había que conocerlo para entender la ironía.

Primero abandonó Martiniano (la empresa Fernández) y guardaba allí su autobús Reyero, pero tampoco Reyero con el tiempo dejó los autobuses a dormir allí. Los hijos de Salcedo se fueron a La Robla...

En Villamanín, en un espacio hermano nació el Museo Etnográfico que allí sigue, esta otra cochera la compró un particular y su futuro nadie lo conoce pero no hay más que ver las fotografías y pensar en que su futuro no parece precisamente halagüeño o brillante.

Unos le llaman el signo de los tiempos, otros la España Vaciada, la gente que pasa y mira... nada.

Volver arriba
Newsletter