Publicidad
Ademar 34 - Logroño 35: 'Carrusel de pérdidas, desastre de portería'

Ademar 34 - Logroño 35: 'Carrusel de pérdidas, desastre de portería'

DEPORTES IR

Un instante del Ademar - Logroño. | SAÚL ARÉN Ampliar imagen Un instante del Ademar - Logroño. | SAÚL ARÉN
Jesús Coca Aguilera | 02/10/2021 A A
Imprimir
Ademar 34 - Logroño 35: 'Carrusel de pérdidas, desastre de portería'
Balonmano / Liga Asobal Logroño vuelve a tumbar a un Ademar que fue a remolque desde el inicio, llegó a estar 5 goles abajo y aunque se puso a uno a falta de 50 segundos no pudo culminar la remontada
Cuando durante un partido, dejando de lado los relevos para un penalti, se hacen hasta seis cambios de guardameta... mala señal. Fue lo que le pasó al Abanca Ademar, donde Cadenas rotó dos veces en la primera mitad y cuatro en la segunda a Panos y Bomastar, buscando que alguno cogiera una buena racha que nunca llegó.

Con una portería desastrosa y sin aportar absolutamente nada de principio a fin, sumado a un carrusel de pérdidas en especial en la primera mitad que te hizo ir a remolque desde la salida, tumbar a un equipo como Logroño es casi imposible.

Y aunque estuvo cerca de hacerlo la escuadra ademarista, que con 22 goles en la segunda parte y tras tener desventajas de hasta cinco tantos se puso a dos a falta de 15 minutos y a sólo uno a 50 segundos para la conclusión, no pudo culminar la remontada y volvió a caer, esta vez por 34-35, frente a un equipo riojano que le tiene tomada la medida y cuatro días después de eliminarle de Europa le ganó también en liga.

Ademar no llegó a ir nunca por delante en el partido, su último empate fue el 7-7 y estaba 4 abajo a 10 del final Ni siquiera necesitó esta vez Logroño la mejor versión de Dutra, que sólo tiró tres veces metiendo tres goles, porque la efectividad de sus compañeros fue casi perfecta y entre Casado y Rivero en primera línea, Moreira en el pivote y Rubiño en el extremo masacraron a un conjunto leonés que, sin contundencia en una defensa donde de nuevo el técnico se volvió a olvidar de un Soljic que apenas tuvo 10 minutos, veía cómo prácticamente cada tiro de rival acababa en gol, si bien en el tramo final sí consiguió varios robos que le permitieron correr y apretar el marcador.

Necesitaban nivelarlos los leoneses, que no fueron ni una sola vez por delante, porque a partir del 7-7 de los primeros 15 minutos quien mandó fue Logroño. Un parcial de 0-3 le puso tres arriba a los de Velasco y dio inicio a un intercambio de goles que duró hasta que, un nuevo 0-3 para cerrar la primera mitad, le hizo irse al descanso con un 12-17 que suponía su máxima ventaja.

Le faltan ideas para organizar los ataques y le sobra precipitación al Ademar, pero lo que no se le puede echar en cara hasta ahora ni un solo día es falta de ganas o garra.

Y fue a base de corazón y alma como se volvió a meter en partido, a base de individualidades a los pocos segundos de cada ataque que la mayoría de las veces acababan en gol, pues tampoco Markelau tocaba balones en la portería de los riojanos y además había muchas inferioridades ante el festival de silbato de unos desastrosos Marín Lorente y García Serradilla.

Cadenas cambió 6 veces de portero, sin que ninguno se enchufara, y volvió a olvidar para la defensa a Soljic Las penetraciones de Virbauskas o Milosavljevic, los pases al pivote de Boskos (prácticamente el único jugador de la primera línea que busca con continuidad a la segunda) para Santista y Liapis, las jugadas de raza de Jaime o la efectividad en las contadas ocasiones que le buscaban de Gonzalo permitían al Ademar seguir en partido pese al agujero que tenía atrás.

16 minutos quedaban todavía por delante la primera vez que redujo la distancia a dos (24-26), pero de nuevo volvía a cuatro la diferencia por las pérdidas. 29-31 se ponían otra vez a falta de 8 minutos, pero tres minutos después de fallar una contra solo frente al portero Semedo, era Jaime quien perdonaba otra para colocarse a uno.

Arrancaba ahí un intercambio de tantos, con la primera línea riojana machacando al Ademar con lanzamientos lejanos y siempre arriba yéndose abajo los porteros, y Milosalvjevic manteniendo a los leoneses llegando a seis metros a base de fintas y marcando.

Tras poner Jaime de penalti el 33-34, Ademar forzó con defensa individual un tiro forzado... que Cadarso metió Así, a falta de uno y medio y tras un ataque de Dutra, Casqueiro volvía a tener la ocasión de poner a su equipo a uno, pero fallaba. Y tras otra pérdida riojana y un tiempo muerto de Cadenas, un penalti provocado por Semedo lo metía Jaime poniendo por fin al Ademar a tiro de empate.

Quedaban 40 segundos, tiempo suficiente para forzar las tablas. Se fue para ello la escuadra leonesa a una defensa individual y forzó un tiro complicado desde el extremo de David Cadarso... pero como todo lo que fue entre los tres palos acabó en gol y sentenció el choque.
Volver arriba
Newsletter