Publicidad
Ademar 33 - Antequera 24: 'A todo gas y con un muro bajo palos'

Ademar 33 - Antequera 24: 'A todo gas y con un muro bajo palos'

DEPORTES IR

Boskos realiza un lanzamiento pese al agarrón de Grandi.| MAURICIO PEÑA Ampliar imagen Boskos realiza un lanzamiento pese al agarrón de Grandi.| MAURICIO PEÑA
Jesús Coca Aguilera | 11/09/2021 A A
Imprimir
Ademar 33 - Antequera 24: 'A todo gas y con un muro bajo palos'
Balonmano / Liga Asobal El Ademar confirma sus buenas sensaciones y aplasta al Antequera, que no pudo resistir el endiablado ritmo leonés y se estrelló en la segunda mitad contra un sensacional Bomastar
Tras cada uno de los numerosos robos o pérdidas del rival que una defensa muy intensa consiguió hacer o provocar. Después de cada una de las paradas casi inexistentes en la primera mitad y que se sucedieron una tras otra en la segunda. Ante cada tiro fuera o incluso, aunque en menor medida, tras encajar gol.

En todo momento, el Abanca Ademar buscaba la velocidad, el contragolpe en primera o en segunda oleada, el plantarse en uno o dos pases ante el meta rival. Como ha sido su seña de identidad tradicional, pero de forma mucho más marcada que en las últimas temporadas, provocando que hubiera más errores pero también muchos goles fáciles y haciendo disfrutar a la grada.

Con esa receta que le llevó a cocinar un triunfo presentó el equipo leonés su renovado proyecto en el Palacio de Deportes, donde se impuso por 33-24 a un Antequera que no pudo resistir el endiablado ritmo leonés y se estrelló en la segunda mitad contra un sensacional Bomastar, que eliminó cualquier atisbo de sorpresa con su primera gran exhibición como ademarista.

El Ademar hizo dos parciales de 5-0. Uno, tras su última desventaja (4-5). Otro, para romper el partido (25-17) Y es que al descanso había llegado el partido abierto, aunque con los leoneses por delante prácticamente desde el inicio, pues abrieron una pequeña brecha con un parcial de 5-0 que transformó la que sería última ventaja andaluza (4-5) en los cuatro goles de renta que llegarían a ampliar incluso a cinco (13-8) antes del descanso.

Con Boskos como gran protagonista del ataque estático con sus lanzamientos lejanos pero también un ‘golazo’ tremendo de rosca, eran dos ‘balas’ llamadas Jaime Fernández y Gonzalo Pérez quienes machacaban en las transiciones al veterano Antequera, que nunca pudo poner el ritmo lento que le interesaba pero llevó el partido totalmente abierto al descanso (17-14) gracias a los lanzamientos lejanos del ‘techo’ de la liga, el lateral de 2,09 metros Simenas.

Sin embargo, tras el paso por vestuarios algo cambió. No es que la portería del Ademar, que ni con Panos ni con la salida en el tramo final de Bomastar había logrado tocar balones (tres paradas llevaban entre los dos), empezara a oler algunos, es que el serbio tuvo momentos de detenerlo absolutamente todo lo que le llegaba, yéndose finalmente hasta un 56% en ese segundo acto.

La portería leonesa hizo 3 paradas en la primera parte. En la segunda, Bomastar se fue a 13 y un 56% de acierto Y con esa premisa, en el 20-17 del minuto 37 llegó el despegue que dejó visto para sentencia el choque. Como en la primera mitad llegó un parcial de 5-0, pero este llevaba a los de Cadenas en esta ocasión a ocho goles de renta (25-17) que ponían imposible la remontada a un Antequera que además perdía en ese tramo a Simenas, descalificado por un golpe en la cara a Virbauskas.

Se gustaba y divertía un Ademar con muchas buenas noticias. Las de las continuas exhibiciones desde el extremo de un Gonzalo valiente para buscar lanzamientos y ser protagonista, yéndose esta vez hasta los 11 goles. La presentación en sociedad del pivote Liapis, uno de los pocos que no brilló frente al Barcelona, pero que demostró que puede ser un arma importante en ataque e hizo 5 tantos. O la tremenda capacidad de penetración y desequilibrio de un Virbauskas que, tocado de su rodilla, parecía que no iba a poder ser de la partida al no aparecer hasta el minuto 28, pero Cadenas tuvo que recurrir a él y en el poco tiempo que estuvo y sin sentirse al 100% rompió a la defensa rival.

La peor noticia fue la lesión de Boskos, que se hizo daño en una rodilla. Virbauskas, tocado, acabó siendo clave Si le unes la versatilidad de un Jaime que volvió a ser durante algunos minutos la solución como central ante el reducido numero de efectivos en la primera línea; la calidad en la dirección y solvencia en el 6-0 de un Milosavljevic al que Cadenas no renunciaba atrás ni cuando le daba descanso en ataque; la capacidad defensiva de Soljic o un Guilherme que necesita mayor efectividad en el lanzamiento pero imprime un carácter tremendo al equipo; la citada aportación en ataque de un Boskos que dejó la peor noticia al acabar tocado de la rodilla, o el lanzamiento lejano con el que debe romper defensas un Jozinovic que no estuvo muy acertado en su debut, el resultado es un equipo con muy buena pinta.

De momento ya lo ha sufrido el Antequera, que tras ese despegue ademarista lo máximo que llegó a acercarse fue a seis goles (27-21) a 10 minutos para el final, y que pese a las paradas de su joven meta Alarcón en el tramo final pagó su atasco ofensivo con el hecho de acabar cayendo, tras un gol del canterano Álex Lodos sobre la bocina, por los nueve tantos (33-24) que habían sido su máxima desventaja del choque.
Volver arriba
Newsletter