Acacio y el Ademar, una historia de mala suerte y lesiones

Acacio y el Ademar, una historia de mala suerte y lesiones

DEPORTES IR

Acacio trata de avanzar ante la defensa del F.C. Barcelona. | DANIEL MARTÍN Ampliar imagen Acacio trata de avanzar ante la defensa del F.C. Barcelona. | DANIEL MARTÍN
J. A. | 07/09/2016 A A
Imprimir
Acacio y el Ademar, una historia de mala suerte y lesiones
Balonmano / Liga Asobal El central, que llegó a León el pasado verano, estuvo casi cinco meses de baja en su primera temporada en León y apunta a perderse gran parte de la segunda
Acacio Marqués no ha comenzado con buen pie su andadura en el Abanca Ademar. El central brasileño, que llegaba el pasado verano para sustituir a un Joao Santos que había dejado un gran recuerdo en la afición leonesa, ha estado castigado por las lesiones casi de forma continua desde su aterrizaje en León.

Después de comenzar bien su primera temporada tras un periodo de aclimatación, cuando el brasileño comenzaba a brillar con luz propia en el equipo de Rafa Guijosa sufría una rotura en el dedo pulgar de su mano derecha durante el partido que enfrentaba a Ademar y F.C. Barcelona en el Palacio de los Deportes de León a finales de 2015 y decía adiós a la competición durante cerca de tres meses.

Primero en una mano, luego en un tobillo y ahora en la rodilla, Acacio ha estado castigado por las lesiones Reapareció el central ya en el mes de febrero aún con la recta final de liga por disputarse, Acacio volvió a recuperar su nivel y cuando el Ademar debía afrontar su ‘Everest’ liguero con los enfrentamientos ante Barcelona, Anaitasuna y Cangas en los que debía certificar su tercera posición el brasileño volvió a ser víctima de la mala suerte y caía de nuevo lesionado en el tobillo durante un entrenamiento.

El diagnóstico señalaba una rotura del ligamento en su articulación que le llevaba a perderse no solo el final de liga sino también la posibilidad de ser llamado por Jordi Ribera alPanamericano de Buenos Aires y por consiguiente diciendo adiós a losJuegos Olímpicos en su Brasil natal.

Ahora, tras confirmarse la grave rotura en su rodilla, sin duda la lesión más complicada de cuantas ha tenido, el central deberá de dar nuevo paso atrás para volver más fuerte y es que tiene contrato con el Ademar hasta 2019.
Volver arriba
Newsletter