Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

Abanca Ademar 24 - Ciudad Encantada 23: 'Sin sufrimiento no hay victoria'

DEPORTESIR

Ampliar imagen
J. A. | 13/09/2017 A A
Imprimir
Abanca Ademar 24 - Ciudad Encantada 23: 'Sin sufrimiento no hay victoria'
Balonmano / Liga Asobal El equipo leonés salva en el último suspiro la victoria en un partido en el que Cuenca puso contra las cuerdas a los de Guijosa
Se harta el entrenador del Abanca Ademar, Rafa Guijosa, de decir que si su equipo no está al máximo nivel no es mejor que nadie y cualquier conjunto de la Liga Asobal puede superarle. Cuesta creer un discurso que sin duda es el que debe tener en su papel, pero que desde fuera invita a pensar que no es más que una careta para que los suyos, a priori muy superiores ante la mayoría de rivales, no se confíe.

Pero una vez más los únicos que saben de esto son los que están en la pista y con el partido de este miércoles se demuestra que si el madrileño lo decía, por algo era. A León llegaba un Cuenca conocido por competir bajo cualquier circunstancia, pero que no debía poner al Abanca Ademar tan contra las cuerdas que finalmente le puso, obligando a los leoneses a ‘regalar’ a su afición en el estreno en el Palacio un final de infarto. Nadie quería hablar del Gorenje Velenje y sobre la pista ningún movimiento invitó a pensar en ello, pero lo cierto es que a los leoneses les costó los 60 minutos llevarse su segundo triunfo.

No apuntaba la primera parte a ello porque el Abanca Ademar, apoyado una vez más en Costoya y Vieyra, fue quien tomó la iniciativa en el marcador en un guión que parecía pedir únicamente el minuto en el que el partido se rompiera para los leoneses.

Jaime Fernández veía la roja directa en una acción muy rigurosa señalada por una protestada pareja arbitralPero nada más lejos de la realidad. Bajo la dirección de otro de los campeones del mundo junior que quiere derribar la puerta de la Asobal, Xavi Castro, Cuenca superaba a la zaga ademarista y además, en el otro lado del campo, encontraba el respaldo de una defensa que comenzaba a ponerle las cosas muy difíciles a un estancado ataque estático leonés. Esa situación permitió a los de Lidio Jiménez ponerse por delante y obligaba a Rafa Guijosa a parar el partido (5-7).

Un encuentro que por momentos se convertía en un pequeño caos en el que nadie conseguía marcar y del que se adueñaban las imprecisiones. El técnico ademarista daba entrada a la ‘segunda unidad’ ante el mal momento de Juanín, Gonzalo o Piñeiro y aunque con mucho esfuerzo y con el lateral serbio destacado en las dos partes de la cancha, un gol de Costoya devolvía la igualdad al marcador (9-9) a 8 minutos del descanso.

El tiempo muerto de Lidio Jiménez para evitar la dinámica del Ademar no servía de mucho y los leoneses se ponían por delante en el marcador sin poder eso si, encontrar la fluidez en el juego que ni Gonzalo ni Acacio eran capaces de darle. Todo ello unido a una polémica actuación arbitral que castigó al Abanca Ademar con hasta 4 penaltis en la primera mitad y que tuvo su punto álgido con una rigurosísima roja directa a Jaime Fernández, volvió a dejar el partido empatado al descanso (13-13).

Tras el entretiempo, volvió a apostar fuerte el Ademar llegando a lograr la que a la postre sería su máxima ventaja del partido (3 goles), gracias a un entonadísimo Costoya y un Cupara que terminó siendo clave en los minutos finales manteniendo una gran regularidad durante todo el encuentro.

Mario López, desde los siete metros, le daba el gol de la victoria al Abanca Ademar a falta de solo 17 segundosPero tampoco era eso suficiente para decantar el partido a su favor, porque la aparición de un sensacional Maciel en la portería conquense, la precipitación en algunas acciones del equipo ademarista y el trío formado por Vainstein, Alves y Castro se unían para negarse a entregar tan fácilmente la cuchara.

Dos goles seguidos del lateral brasileño obligaban a pedir tiempo muerto a Guijosa con 23-22 en el marcador, si bien tras un mal tiro de Vejin y la contra convertida por Sergio López, el técnico volvía a encontrarse en el corrillo con sus jugadores con el partido empatado y solo 40 segundos por jugarse.

Fue ahí donde Rodrigo lograba sacar un siete metros a Doldan que Mario López convertía con frialdad para, con la posterior defensa en los 15 segundos que restaban, sellar un triunfo que parecía escapársele al Abanca Ademar.

Lección de oficio por tanto para seguir contando los partidos por victorias en Liga Asobal y pensar, ahora sí, en el debut en Liga de Campeones del próximo domingo. Eslovenia espera.
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle