Publicidad
¿A vueltas con la leyenda negra?

¿A vueltas con la leyenda negra?

OPINIóN IR

21/09/2021 A A
Imprimir
¿A vueltas con la leyenda negra?
La Leyenda Negra es un recurso utilizado por aquellos que utilizan el poder para su medro personal y que lo enarbolan con una frecuencia descarada y oprobiosa.

El hecho es que el nuevo presidente de Perú volvió a mencionar los agravios de los españoles al pueblo de Perú en la época del Descubrimiento o Conquista como deseen los que intervengan, y lo que asombra es la nula reacción de la delegación española presente y, más tarde, la ausencia de notas de protesta de la Embajada Española, del Ministerio de Asuntos Exteriores y del propio Gobierno español, algo insólito que hubiera tenido inmediata reacción si hubiera sido de otra manera.

Se imaginan si un español se planta en un foro peruano y les dice la repercusión del proceder del pueblo Inca en la zona andina, las matanzas, ritos crueles y las crueles historias que se deducen de ello, así como la colaboración de los indígenas con las fuerzas ‘invasoras’ y la desaparición del pueblo Inca y de otros pueblos como el Huarpe.

España ha llevado siempre una política de diálogo, acercamiento, mesura y colaboración con el continente americano, especialmente con las naciones que pertenecieron al Imperio Español, consciente que el legado que dejó en tierras americanas ha sido importante y que también estuvo lleno de luces y de sombras. Pero eso tiene que ser correspondido con respeto por la otra parte y acercamiento en todo momento, dejando a un lado lo que propicia la desunión y favorece la agresividad según la ideología dominante.

Y esto es válido para todo el Norte, como en el Centro y el Sur de América ya que el trabajo realizado por los descubridores dejó una huella que después no se ha sabido aprovechar por las sucesivas gobernanzas peninsulares de varios signos y modos, que se han quedado en la superficie de las formas y no han profundizado en los sentimientos, siendo los pueblos de ambas orillas los que han llegado a la conclusión que merece mantener esos lazos de unión y fraternidad.

Otras naciones que nos despojaron por medios filibusteros y corsarios de lo mucho que habíamos descubierto, se han encargado de enseñarnos cómo se mantienen esos lazos de forma eficaz aunque los medios empleados hayan sido represores y no muy de acuerdo con las ‘leyes naturales’ de la convivencia y buenas costumbres.

Cuando se escarba en los intricados lugares de las historias de los galos, anglosajones, flamencos, holandeses y germanos, por enumerar algunos nos horrorizan los métodos empleados en la diplomacia, el comercio y las estrategias militares de aquella época, ante la miopía de los dirigentes hispanos y portugueses. Y eso que no contaban con servicios de información …

Y continúa la maledicencia, que no la crítica, alimentada por medios anglosajones y franceses, especialmente, con el fin de que la nefasta Leyenda Negra, siga martilleando con sus mentiras la Historia de la época, ante la parsimonia de nuestros oficialistas de la Historia y la ignorancia de un pueblo que se cree todas las trolas que le cuentan.

Los corsarios anglosajones interrumpieron nuestras vías de comunicación y hundieron barcos españoles y la reina anglosajona les nombró sires. Los demás, lo mismo. Y… esa ‘inteligencia perversa’ de bulos especializados creó La Leyenda Negra. Bingo. Pero… no hubiera tenido éxito si el Imperio Español no se hubiera deshecho por los múltiples préstamos que tenía de la Banca Alemana, los responsables del timón del poder no se hubieran dedicado a la holganza y el bienestar propio, la Iglesia se hubiera centrado en el propio país en lugar de embarcar a la Monarquía Española en luchas inútiles y gastos que había tenido que costear el Papado, y el pueblo no hubiera sido crédulo, confiado y conformista…

Aun así, las generaciones herederas del desaguisado y sus representantes poco o nada han hecho por deshacer la madeja de calumnias que se desarrollaron en ese baldón publicitario anglosajón que sigue machacando de vez en cuando, cuando los gobiernos españoles son débiles, a los españoles de bien, refregando una Leyenda Negra que más se les puede aplicar a los vecinos más próximos y que no les deseamos porque la mentira y la calumnia son recursos deleznables.
Volver arriba

Newsletter