Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

"A León le sobra el cazurrismo"

"A León le sobra el cazurrismo"

CULTURAS IR

Manolo, uno de los tres integrantes de Café Quijano. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen Manolo, uno de los tres integrantes de Café Quijano. | MAURICIO PEÑA
Sergio Jorge y Laura Pastoriza | 17/08/2015 A A
Imprimir
"A León le sobra el cazurrismo"
En mi barrio es pelea Manolo Quijano es uno de los integrantes de Café Quijano, el grupo que durante años ha llevado el nombre de León por todo el mundo.
–¿Es más de León o de Miami?
–¡La duda ofende!

–Le imagino comiendo cecina en un bar de EE.UU. con una Mahou…
–¡Perfectamente!, es una situación poco habitual pero posible. En los Estados Unidos todo es posible. Solo hay que dar rienda suelta a la imaginación.

-¿Qué se lleva de León cuando va de gira?
–En lo material, nuestros equipos, técnicos, músicos… Y, en lo espiritual, todo.

-¿Y de qué alardea de su tierra?
–Sin exagerar, de haber nacido en la mejor tierra donde se puede nacer. Hay muchos que creen que exageramos pero es por desconocimiento de la tierra.

-¿Cómo se lleva ser uno de los leoneses más conocidos del mundo, con permiso de Zapatero?
–Con orgullo, pero, sobre todo, con naturalidad. Llevamos muchos años danzando por el mundo, enseñando nuestra música y presumiendo de dónde venimos.

-¿Ha sido profeta en su tierra?
–Si eso significa sentirse reconocido y querido, no tenemos queja de nuestros paisanos.

-¿Qué tal ha sido la acogida de la trilogía de boleros?
–Por encima de las expectativas; solemos decir que mejor de lo esperado pero igual que lo soñado. Era un proyecto muy difícil, y aquí seguimos.

–Les van a quitar el puesto a Los Panchos. ¿Es el objetivo?
–El objetivo no es quitar nada a nadie y, mucho menos, a Los Panchos. Vamos a lo nuestro.

–¿Sería factible una gira con ambos grupos?
–Ya hemos hecho tres conciertos juntos y lo hemos pasado estupendamente. Fue especialmente emotivo para nosotros. Guardamos un recuerdo extraordinario.

–¿Qué es lo siguiente que va a hacer?
–Seguir escribiendo canciones para Café Quijano y tratando de aportar lo más posible para poder seguir disfrutando de estas experiencia maravillosas que puedo vivir junto a mis hermanos.

–¿Qué es lo que le queda por conseguir? ¿Algún premio?
–Cada día se trata de conseguir el mismo objetivo, que no es otro que ser capaces de mantenernos vivos y con algo que ofrecer. El público nos mantiene aquí y se trata de convencerles cada día para que no dejen de hacerlo. Es muy difícil.

–¿A quién premiaría de León que no ha sido lo suficientemente reconocido?
–A todo el que se lo merezca que, creo, son muchos. Hay mucho leonés que, continuamente, hace méritos por el mundo ‘adelante’ y en el mismo León.

–¿Y a quién no?
–No soy yo quién para dar disgustos ni quitar merecimientos.

-¿Qué le falta a León?
–¡Otro tanto de lo mismo! ¿quién soy yo para hacer de analista?

-¿Y qué le sobra?
–¡Cazurrismo! Esto es obvio, sin mucho análisis...
Volver arriba
Newsletter