Publicidad
A juicio por agredir a un joven a la salida de un pub de León por diferencias ideológicas

A juicio por agredir a un joven a la salida de un pub de León por diferencias ideológicas

ACTUALIDAD IR

El juicio se celebrará en la Audiencia Provincial de León durante dos días, el 12 y 13 de este mes. | DANIEL MARTÍN Ampliar imagen El juicio se celebrará en la Audiencia Provincial de León durante dos días, el 12 y 13 de este mes. | DANIEL MARTÍN
R. Álvarez | 04/12/2022 A A
Imprimir
A juicio por agredir a un joven a la salida de un pub de León por diferencias ideológicas
Tribunales Se celebrará los días 12 y 13 de este mes en la Audiencia Provincial de León y el fiscal pide una pena de cinco años de cárcel para los tres acusados
Durante dos jornadas, las del lunes y martes 12 y 13 de diciembre, la Audiencia Provincial de León acogerá un juicio por un delito de lesiones por el que el fiscal considera que procede imponer a los acusados la pena de cinco años de cárcel. En sus conclusiones provisionales explica que sobre las 4:45 horas del 10 de marzo de 2019 un joven, que se encontraba en el exterior de un pub de León, mantuvo una discusión con una chica durante la que explica que ella "le propinó varios puñetazos en la cara". Otras personas se unieron "a dicha agresión", algunas de ellas menores de edad y otras no identificadas, entre las que se encontraban las dos personas que, junto a la chica, se sentarán en el banquillo de los acusados en este procedimiento. El fiscal recoge también el motivo de la discusión y agresión, que arrancó porque la víctima "tiene una ideología distinta a la del grupo de agresores, que simpatizan con la extrema derecha". La acusada con la que empezó la pelea ha estado encarcelada por la causa que ahora se juzga entre el 16 de marzo y el 26 de abril de 2019.

"Matadle, matadle, que no respire"


El joven logró escaparse y salió corriendo, pero fue perseguido por el grupo de agresores entre los que se encontraban los tres acusados, que le dieron alcance. La Fiscalía explica en su escrito que entonces "lo tiraron al suelo, donde le propinaron múltiples golpes, patadas, pisotones y puñetazos y donde le cortaron la cara con algún objeto punzante o arma blanca que no ha sido localizada". Durante la pelea, la acusada con la que inició la disputa y otra animaron al resto –según se explica– a seguir agrediendo al chico diciendo "matadle, matadle, que no respire; hasta que quede muerto, lo matáis».

Como consecuencia de los golpes, esta persona sufrió diversas lesiones. Entre ellas, en su escrito el fiscal recoge "heridas faciales por arma blanca, un traumatismo craneoencefálico, múltiples heridas y contusiones faciales, en la rodilla derecha y la fractura de cuatro piezas dentales". Para su curación necesitó una primera asistencia médica, además del posterior tratamiento quirúrgico y tardó en curar 71 días de los que uno se valoró como de perjuicio grave y otros 30 moderado.

Perdió cuatro piezas dentales


Como secuelas le quedaron, según expone la Fiscalía, dos lesiones circulares con cicatriz en la región superior e inferior de la rodilla derecha de un centímetro de diámetro; otra cicatriz en el temporal derecho sin pérdida de cabello asociada y de menos de un centímetro de tamaño y otra más de cuatro centímetros de longitud en la región maxilar derecha. A estas se suman otra cicatriz en el mentón de 0,5 centímetros de diámetro; otra en forma de Y en la región maxilar izquierda de tres centímetros de longitud y una más en el dorso de la nariz de un centímetro, con 13 puntos totales de perjuicio estético. Además, en relación a la fractura de las cuatro piezas dentales, se le realizó una reconstrucción temporal con composite y está previsto que se someta a un tratamiento estético definitivo de las mismas.

Para el fiscal los hechos son constitutivos de un delito de lesiones en el que concurre una circunstancia agravante, en concreto la que se recoge en el artículo 22.4 del Código Penal (por motivos racistas, antisemitas, antigitanos u otra clase de discriminación referente a la ideología, religión o creencias de la víctima, la etnia, raza o nación a la que pertenezca, su sexo, edad, orientación o identidad sexual o de género, razones de género, de aporofobia o de exclusión social, la enfermedad que padezca o su discapacidad, con independencia de que tales condiciones o circunstancias concurran efectivamente en la persona sobre la que recaiga la conducta).

Por eso, pide para los acusados la pena de cinco años de cárcel, así como la prohibición de que se aproximen a una distancia inferior a 500 metros de la víctima, su domicilio, residencia, lugar de trabajo o cualquier otro que frecuente, así como de comunicarse con él por cualquier medio o procedimiento por un periodo de siete años.
Volver arriba
Newsletter