Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
A fuego lento

A fuego lento

OPINIóN IR

08/11/2019 A A
Imprimir
A fuego lento
El Museo Etnográfico Provincial de León, en Mansilla de las Mulas, en su afán de que no se olviden los viejos utensilios y las tradiciones unidas a ellos, ha elegido el Pote como pieza del mes, objeto «guardián de nuestra historia y gastronomía». Me parece una perfecta elección para representar al mes que nos toca, porque su imagen trae a la mente estampas de otoños desprendidos del calendario hace ya décadas, de familia alrededor del fuego y puchero en las brasas. Este pote no sólo es un objeto de hierro, donado por Julio Cano Barrado, representa la olla de todas las casas, de todas las hambres y todas las lumbres. Contiene noviembres con olor a manzana reineta y pimientos, con sabor a castañas asadas y crujir de hojarasca y bellotas. En él hay días amarillos, recogida de leña y heridas de hacha, tardes de cocina, magostos, tertulia y matanza, tradiciones leonesas unidas al humo y al fuego.

Si se mira con calma y guardando silencio, se ve que desprende repiqueteo de cacharros y trasteo de cocina, crepitar de troncos, borboteo de potaje y rezos de abuela escogiendo lentejas. Y agudizando los sentidos, se la intuye preparando el cocido con calma, como si el tiempo fuera un ingrediente más que añadir al puchero, dejándolo cocer como ellos vivían, a fuego lento. Porque la abuela sabe que en ese pote preñado de historia, no sólo hay comida. Que las berzas y garbanzos contienen inviernos, veranos y nieve, traqueteo de carros y polvo de caminos. Que tiene pegados escarcha y viento del norte, sequías y lunas llenas. En el chorizo y morcilla se ocultan sabor a encina, griterío de matanza, oscuridad de arcón y silencio de hornera. Hay ristras de ajos, llantos de cebolla y crujido de vigas vencidas, olor a salitre y murmullo de rosarios de invierno. Y también hay hogaza repleta de soles de agosto, heridas de trillo y madera de artesa, con algarabía de era, botijo de barro y susurro de harina, tan dolorida como las manos que la amasan. Ese pote guarda sonidos que ya no suenan, olores que ya no huelen y cansancio viejo de los que lucharon a brazo desnudo, en un juego limpio de hombre y tierra. Y completando la estampa, se ve a la familia en la mesa, santiguándose ante el plato, antes de comer su propio esfuerzo, degustándolo todo despacio porque saben que cada bocado, es un bocado de tiempo.

Invito a aquellos que este mes pasen por Mansilla y visiten el Museo Etnográfico, que sepan hacer una pausa, observar ese Pote con calma y saborear toda la historia que atesora dentro.
Volver arriba
Newsletter