Publicidad
2003: Cuando Rodríguez de Francisco (UPL) ‘jugó’ con el PSOE y luego firmó una moción de censura con el PP

2003: Cuando Rodríguez de Francisco (UPL) ‘jugó’ con el PSOE y luego firmó una moción de censura con el PP

ELECCIONES 13-F IR

José María Rodríguez de Francisco, fundador de UPL, pactó en 2003 con el PSOE y luego firmó una moción con el PP que aupó a la Alcaldía a Mario Amilivia. | M. PEÑA Ampliar imagen José María Rodríguez de Francisco, fundador de UPL, pactó en 2003 con el PSOE y luego firmó una moción con el PP que aupó a la Alcaldía a Mario Amilivia. | M. PEÑA
Susana Martín | 15/05/2015 A A
Imprimir
2003: Cuando Rodríguez de Francisco (UPL) ‘jugó’ con el PSOE y luego firmó una moción de censura con el PP
Elecciones municipales al Ayuntamiento de León Amilivia ganó las elecciones pero un pacto de PSOE y UPL le arrebató la Alcaldía, que recuperó a los 18 meses con una moción de censura
La noche electoral de aquel domingo 25 de mayo de 2003 no la recuerda Mario Amilivia como una de las ‘mágicas’ de su trayectoria política, ni mucho menos. Aunque perdía un concejal respecto a los comicios de 1999, su partido –el PP– había ganado las municipales en unos comicios en que la participación creció 9 puntos sobre los de 1999. Pero fue una amarga victoria para el PP, sobre la que desde un principio planeaba la sospecha de un pacto a corto plazo entre sus rivales.

Un pacto "cantado"

Mario Amilivia (PP): «Las dos escisiones de UPL intentaron pactar conmigo, no rompimos ningún pacto antitransfuguismo en 2004» «Ya daba igual haber sacado 12 concejales que 13, porque el pacto entre PSOE y UPL estaba cantado y teníamos poco que hacer», recuerda resignado Amilivia, hoy presidente del Consejo Consultivo de Castilla y León. Reconoce que su partido vivía en esas fechas un cierto desgaste electoral (la guerra de Irak, el desastre del Prestige, la llegada de Zapatero a la secretaría general del PSOE en julio del 2000...) y asegura que también ellos iniciaron contactos con los leonesistas para que se abstuvieran en la investidura. Amilivia percibía que los desencuentros con UPL «eran una cuestión personal conmigo», y cuenta que llegó a ofrecer que fuera alcalde otro miembro de su equipo para no perder la Alcaldía: «Javier García-Prieto, Cecilio Vallejo...».

Para Amilivia, socialistas y leonesistas pactaron porque entró en juego Caja España. «Así, UPL podría gobernar en la Caja». Cuenta el veterano político popular que se enteró del pacto unos días antes, y que lo llevó bien, «qué remedio...».

La mejoría del PSOE


Paco Fernández (PSOE): «Nos venía bien pactar y gobernar para demostrar que sabíamos gestionar y para darnos a conocer» Quien consiguió la Alcaldía aquel año finalmente fue Francisco Fernández, gracias a un pacto con UPL que se oficializó el 16 de junio. «Sabíamos que íbamos a tener una mejoría en los resultados, y ganamos tres concejales en aquellas municipales, pero no teníamos clara la posibilidad de gobernar», explica Fernández, apartado de la política desde octubre de 2011. El socialista asegura que no había hablado con De Francisco más de tres veces en su vida, «pero charlé con él y la negociación no fue difícil porque De Francisco quería pasar cuentas pendientes al PP».

Dice que en su partido "les venía bien" gobernar para demostrar que sabían gestionar y darse a conocer. «Pacté sabiendo que otro tipo de pacto podía llegar...». Yasí fue 18 meses después, en noviembre de 2004, cuando PP y una escisión de UPL –De Francisco y Covadonga Soto– sellaron una moción de censura para apartar al PSOE de la Alcaldía. «No pactamos con unos tránsfugas, sino con una escisión de UPL», insiste mucho Amilivia, aunque muchos hablaron en aquellas fechas de una ruptura del pacto antitransfuguismo.

De Francisco, fundador de UPL, dijo entonces que los socialistas le habían ofrecido «puestos bien remunerados» para abandonar el Ayuntamiento, que corriera la lista y propiciar así una mayor estabilidad del gobierno municipal, acusación que negó el secretario regional del PSOE, el leonés Ángel Villalba. «Al ver aquella jugada tan sucia decidí restablecer las relaciones con De Francisco», cuenta Amilivia. La moción se debatió en diciembre y salió adelante. «La noche antes de que la presentaran –cuenta Paco Fernández– estuve con De Francisco («una persona muy singular e impulsiva») y me aseguró que no iba a haber moción de censura, algo que ya era un runrún por todas partes».

Sin embargo, Fernández dice que a pesar de no haber recibido nunca explicaciones por lo que ocurrió entre sus ‘socios’ y el PP no guarda rencores.  «Lo pasado, pasado está, es el juego político», dice, y reconoce que aquella moción era «casi inevitable». El único momento realmente duro de su carrera política que recuerda el exalcalde socialista (volvió a serlo en 2007) fue su adiós definitivo. No cuando el PSOE perdió casi 12.000 votos en 2011 y fue ‘barrido’ por el candidato popular, Emilio Gutiérrez, sino «cuando hubo una campaña mediática para apartarme, contando la indemnización legal que recibí de Caja España al prejubilarme tras haber trabajado allí desde los 19 años». Fernández considera que fue Isabel Carrasco –«no el PP»– quien orquestó su fin. «De una indemnización legal, como hubo tantas que no se contaron, se quiso terminar conmigo y no se me dio oportunidad de defenderme», lamenta Fernández. El socialista dice quedarse con lo mejor de cada etapa y ha preferido pasar página y disfrutar de su vida sin pensar demasiado en los sinsabores de aquellos años.

"Dos errores"


De Francisco (UPL): «Los dos pactos fueron un error personal y político, no debí pactar con ninguno de los dos en aquella legislatura» De los tres protagonistas de aquella polémica legislatura es José María Rodríguez de Francisco  – alejado ahora de la vida política y dedicado a la abogacía– quien guarda peor recuerdo. «Es la historia de un error», dice ahora, «las dos cosas, el pacto y la moción, fueron un error personal y político, lo correcto hubiera sido no pactar con nadie». Entre sus recuerdos, de Amilivia dice que hizo una buena gestión, y el socialista Paco Fernández se lleva la peor parte: «Lo suyo era sólo un proyecto personal, no era un alcalde adecuado para León, es innoble y un mentiroso compulsivo», dice el leonesista, que dispara con furia hacia el PSOE, aunque no explica por qué: «ni son demócratas ni son nada».

De Francisco les culpa de haber sufrido amenazas en esa época, «y hasta un escrache en mi propia casa». Al comentarle que Fernández recuerda que en la noche anterior al acuerdo de moción de censura estuvieron juntos y De Francisco le dijo que no habría moción con el PP, éste lo niega, y recurre a Churchill si se le habla de transfuguismo: «Tránsfuga es el que cambia de ideas, y yo jamás». «He participado en la gran transformación de esta ciudad, entre 1983 y 2007, y luego no ha habido cambios», presume De Francisco, «ahora voto PAL».

Volver arriba
Newsletter