"Lloré al escuchar algún testimonio"

"Lloré al escuchar algún testimonio"

LNC CULTURAS IR

Ampliar imagen
D. Álvarez / Ical | 09/08/2021 A A
Imprimir
"Lloré al escuchar algún testimonio"
Literatura Manuel Blanco Pacios acaba de publicar ‘1979. Octubre negro’, un viaje al trágico accidente minero en el pozo María de Caboalles de Abajo sobre la base de 21 monólogos de todos los protagonistas del mismo
En la mañana del 17 de octubre de 1979, se escuchó un ruido que hizo temblar el suelo en la localidad lacianiega de Caboalles de Abajo. Los vecinos salieron de sus casas asustados y se acercaron al pozo minero para ver qué había ocurrido. En el interior del pozo María, las paredes del taller sobre la capa número 13 se habían sacudido, supuestamente por una explosión de grisú. Esa tarde de miércoles fatídica, en la que la muerte volvió a bajar al pozo, es el punto de partida de ‘1979, Octubre negro’, el último libro del escritor berciano Manuel Blanco Pacios.

Se trata de un ensayo literario elaborado desde un enfoque "intimista y personal", a través de 21 monólogos de personas relacionadas directamente con el accidente y con las diez víctimas mortales que la mina se cobró ese día.

En ese sentido, el autor explica que el libro pretende ser un homenaje a los mineros fallecidos en uno de los accidentes más importantes y olvidados en la cuenca de Laciana. Los "testimonios de primera línea" que prestan su voz al libro incluyen a los familiares de los fallecidos, pero también a los médicos que atendieron a las víctimas en el hospitalillo minero, a los integrantes de las brigadas de rescate, a los trabajadores de bares cercanos o a los sindicalistas de la época. Todos ellos se reúnen de manera simbólica en un ensayo que "no quiere plasmar las causas o los culpables del accidente sino sacar a la luz la vida minera de una forma diferente. El libro pretende transmitir lo ocurrido a otras generaciones para que sepan quiénes eran los mineros y a qué se dedicaban, su admirable solidaridad y espíritu de lucha", explica Blanco, que asegura que "todos los mineros se van a sentir identificados porque las experiencias son muy parecidas".

El escritor inició hace más de un año y medio un meticuloso proceso de documentación a través de entrevistas con todos estos protagonistas. "Me abrieron los corazones como si me conocieran de toda la vida", valora el autor, que trata en su libro de hacer que el lector "sienta estas historias como propias. Cuando estás haciendo estas entrevistas es imposible no meterte en la piel de esas personas", explica Blanco, que reconoce que en algún momento llegó a derramar alguna lágrima junto a su interlocutor al oír "testimonios desgarradores" como el de una familia que recuerda la hora a la que se produjo el accidente porque quedó congelada y manchada de negro en el viejo reloj recuperado del lugar del siniestro. "Se ha hecho con el corazón", resume.

En las páginas de ‘1979, Octubre negro’, el autor vuelve una y otra vez al punto fijo del accidente para luego moverse por los diferentes radios de la historia. "Detrás de cada monólogo también está el antes, el durante y el después", señala Blanco. Esta estructura es similar a la empleada por Julio Llamazares en su libro ‘Distintas formas de mirar el agua’, donde el escritor leonés aborda la historia de los miembros de una misma familia originaria de Ferreras, uno de los pueblos inundados en 1968 por la construcción del embalse del Porma. La estructura del libro también se asemeja a otros libros como ‘Underground’, del japonés Haruki Murakami, o ‘Voces de Chernobyl’, de la autora bielorrusa galardonada en 2015 con el Premio Nobel de Literatura, Svetlana Aleksiévich, que abordan con este mismo enfoque dos hechos como el atentado con gas sarín ocurrido en 1995 en el metro de Tokyo y la explosión en la central nuclear soviética, respectivamente.
Volver arriba
Newsletter