Publicidad
12 reglas para vivir

12 reglas para vivir

OPINIóN IR

28/05/2019 A A
Imprimir
12 reglas para vivir
Si me preguntas por el mejor libro que he leído últimamente mencionaría 12 reglas para vivir. Un antídoto al caos, de Jordan B. Peterson, psicólogo clínico y profesor de psicología, al que puedes conocer en Youtube, en su canal (con más de dos millones de suscriptores), o en diversas entrevistas.

No sé si será «el pensador más polémico e influyente de nuestro tiempo», como dice The Spectator o «el intelectual más odiado por la izquierda», que recuerda El Mundo. Pero estoy seguro de que este libro de 500 páginas abre ventanas que nos pueden ayudar a entender un poquito mejor cómo es nuestra realidad, una realidad que gira en torno al orden y el caos. Y es que, según él, la gente necesita principios rectores, pues de lo contrario, el caos se impone. «Necesitamos reglas, patrones, valores, tanto en soledad como en compañía. Somos animales de carga y tenemos que aguantar lo que nos ponen encima para justificar nuestra miserable existencia. Necesitamos rutina y tradición».

El autor pretende que ayude a la gente a entender lo que ya sabe: «Que el alma de cualquier individuo ansía de forma eterna el heroísmo del auténtico Ser y que la voluntad de asumir esa responsabilidad equivale a la decisión de vivir una vida llena de significado».

Cada capítulo explica las sugerentes doce reglas para vivir: enderézate y mantén los hombros hacia atrás; trátate a ti mismo como si fueras alguien que depende de ti; traba amistad con aquellas personas que quieran lo mejor de ti; no te compares con otro, compárate con quien eras tú antes; no permitas que tus hijos hagan cosas que detestes; antes de criticar a alguien, asegúrate de tener tu vida en perfecto orden; dedica esfuerzos a hacer cosas con significado, no aquello que más te convenga; di la verdad, o por lo menos no mientas; da por hecho que a la persona a la que escuchas puede saber algo que tú no sabes; a la hora de hablar, exprésate con precisión; deja en paz a los chavales que montan en monopatín y, por último, si te encuentras un gato por la calle, acarícialo.

Cada una de las doce reglas de este libro con sus correspondientes comentarios es una guía para estar ahí. «Ahí» es la línea divisoria entre el orden y el caos. Y me parece interesante que el propio autor no sugiera, ni por asomo, que lo que plantea sea totalmente cierto y definitivo: «El Ser es mucho más complicado de lo que nadie puede saber».
Volver arriba
Newsletter