Publicidad
12 años después, la Cultural da por cerrado su convenio de acreedores

12 años después, la Cultural da por cerrado su convenio de acreedores

DEPORTES IR

Llamazares, junto a Bravo, Al Suwaidi y Al Naama en una visita de Aspire a León. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen Llamazares, junto a Bravo, Al Suwaidi y Al Naama en una visita de Aspire a León. | MAURICIO PEÑA
Jesús Coca Aguilera | 29/04/2021 A A
Imprimir
12 años después, la Cultural da por cerrado su convenio de acreedores
Fútbol / Segunda División B La deuda total, que llegó a ser de 9’1 millones en 2010, se redujo a 4’9 en la etapa de Javier Baena y era de 3’5 en el momento de entrar en el club Aspire
Pese a los disgustos deportivos de las últimas temporadas, y por encima del logro que fue el único ascenso a Segunda en más de 40 años, el mayor aval de la Aspire Academy desde que entró a la Cultural es el de dejar un club saneado económicamente.

Y es que esta semana por fin, 12 años después de que la escuadra culturalista entrara durante la etapa de Profutle en un proceso concursal para intentar evitar su desaparición ante la astronómica deuda que tenía, el club consigue dar por cerrado el convenio de acreedores de ese procedimiento.

Así lo notificó este martes el Juzgado de lo Mercantil de León, ordenando la publicación en el BOE del final de una deuda que ahora mismo la Cultural tiene a cero.

De 9’1 millones, 8’7 dentro del concurso y 0’4 fuera de él, llegó a ser la misma en la campaña 2010/11 con Antonio García de Celis y Domingo Cueto como presidentes, reduciéndose ya a 4’9 (4’3 de ellos del concurso) en las dos campañas en las que dirigió al club Javier Baena y que trajeron también consigo el ascenso a Segunda B con un Luis Cembranos cuya aportación económica fue clave para que el club pudiera confirmar en los despachos esa promoción lograda en el campo.

Y así, tras dos años de una Junta Gestora que tenía ya a Felipe Llamazares como director general, en la campaña 2015/16 se producía la entrada en el club de la Aspire Academy, que cogió una deuda total de 3’5 que dejó prácticamente saldada en los dos primeros años, reduciéndola a 1’3 en el primero y a 0’3 en el segundo.

Quedaban las aportaciones del concurso, aunque con el club dejando siempre a cero la deuda existente fuera de él, y ahora por fin la perteneciente a ese convenio es ya sólo una parte de la historia más negra.
Volver arriba
Newsletter