Publicidad
1 de octubre: feliz aniversario

1 de octubre: feliz aniversario

OPINIóN IR

04/10/2018 A A
Imprimir
1 de octubre: feliz aniversario
Hoy (para el lector hace 3 días) su cumple una efeméride que merece todas las felicitaciones. Se conmemora un hecho que ha cambiado los destinos de este país. Ello si fue una auténtica revolución, callada pero constante. En aquella ocasión se movieron bien los hilos hasta conseguir lo deseado, y eso que había una parte muy importante de la población contraria a lo perseguido. Conseguirlo fue solo el principio, ahora que tan acostumbrados estamos a que el objetivo sea el final y no el principio de todo. Hoy, 1 de octubre (día 4 para el lector) es la fecha señalada para festejar tan gran y grata noticia. Sin embargo, el hecho no ocupó portadas, no ha abierto los noticiarios, no ha generado debates encendidos en tertulias de pandereta e insulto, de menosprecio y chulería.

En nuestra ciudad, León, rendimos tributo a una de las principales figuras de lo luchado en su día, sin quebrantamiento de ley. Pero más bien pareciera que escondemos tal tributo. Colocado está en calle sin salida y sin retorno, en fondo de saco ajardinado por donde casi nadie, casi nunca, transita ni la recuerda. Ella se exilió en Suiza porque su vida corría peligro, de verdad, por expresar y luchar por sus convicciones político-sociales. Que gran diferencia con los exiliados de oro de ahora.

Hoy 1 de octubre (día 4 para usted) se conmemoran 87 años de una victoria sobre el machismo más recalcitrante y paternalista, de aquellos que consideraban y aun muchos consideran, que la mujer no era merecedora de la responsabilidad social de decidir sobre su futuro, sobre el futuro de todos. Fue una victoria en una larguísima guerra tristemente inacabada. Hoy muchos no lo recuerdan pero, hace 87 años, Clara Campoamor, entre otras, consiguió que a los que no encontraban una salida viable, se les encendieran las luces del futuro. Ellas no son más, pero tampoco son menos. Son iguales, aunque los hay, y no son pocos, que se niegan a aceptarlo. Que no nos engañen con luchas de señoritos cuyas víctimas son los desamparados.
Volver arriba
Newsletter