Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle

Y si me tumbo a la sombra

BLOGGINGIR

18/06/2017 A A
Imprimir
Y si me tumbo a la sombra
Dejé la gatera abierta y se me metió la puta canícula por el agujero de la puerta y ahora a ver quién la saca de aquí. El gato dice que a él ni le mire y el perro se tumbó a la sombra.

El caso es que se me olvidó poner en la cabeza el pañuelo blanco con cuatro nudos en las esquinas –tal y como se acordó al final de la Pasarela Tabanedo con las nuevas colecciones de Verano– y sin leer novelas de caballería ni nada pues me dio por desvariar más de lo que tengo reconocido en el convenio y estoy que no sé si voy o vengo o si me detengo.

M’explico. Como cumplimos cuarenta años de que nos dejen en paz, que suceden a los cuarenta años de paz, pues me pegué un viaje por las hemerotecas y me puse a apuntar los que mandaban entonces. Y allí andaba Rodolfo Martín Villa que colocó a un hermano que le decían Emilio, y en una esquina ya se asomaba por una esquina levantando el brazo un tal Luis Aznar, y Núñez Pérez ya era ministro; y a los comunistas no les hacían ni caso y a los músicos, por mucho castillo que tengan en Villafranca, todavía menos ¿desde cuándo fue de fiar un músico que no toque en la procesión del Corpus?

Y marché a tomar un vino a ver si se me pasaba la gurisma de que no acababa de creer que eran los mismos, pero volvía y los dinosaurios seguían allí. Y marchaba a tomar otro vino a ver si se me pasaba la gurisma de que no acababa de creer que eran los mismos, pero volvía y los dinosaurios seguían allí.

Y después de siete veces intentando convencerme de que no podían ser los mismos volvía para casa dando tumbos y me paró la guardia civil, que no tendría otro pito que tocar.

– ¿Porqué va tan despacio?
– Porque voy cargao.
Volver arriba