Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle

Veterinaria, santo y seña

Lo ideal es que en España hubiera entre cinco y siete facultades de este grado, cuando ya existen doce y quieren abrir otras cinco | 16/12/2014 A A
Imprimir
Veterinaria, santo y seña
La comunidad universitaria leonesa se echa hoy a la calle para pedir que se abran en España otras cinco facultades de Ciencias Veterinarias, que se vendrían a sumar a las 12 ya existentes y que restarían alumnos a la que es uno de los emblemas de la ULE
Al salir de León, al decir de dónde viene uno a desconocidos (esa costumbre que muchos en esta tierra tendrían que practicar más a menudo o, en los casos más dramáticos, incluso descubrir por vez primera, pues cura buena parte de las enfermedades ideológicas) la respuesta hace referencia bien al cuartel del Ferral y bien a la Facultad de Veterinaria. Fueron los dos grandes focos de atracción para una gran cantidad de visitantes que llegaron a León, los dos grandes pilares que situaron esta capital de provincias en el mapa mental de muchos españolas. La de Veterinaria ha sido, en concreto, santo y seña de la Universidad de León, la facultad estrella, el referente de calidad: «la mejor de España», sentenciaban muchos de los por allí pasaron. En los últimos tiempos, el número de matriculados ha ido cayendo en cifras proporcionales a las del resto de facultades. No en vano, los últimos estudios reflejan que lo ideal para España sería que existieran entre 5 y 7 facultades en las que se impartiera este grado, y ya hay actualmente 12. Ahora, se plantea la apertura de otras cinco, lo que tendría graves consecuencias para las actuales, entre ellas las de León, y haría perder un mayor número de alumnos, cuando la cifra ya no es precisamente para lanzar cohetes. Por eso, con razón, la comunidad universitaria se echa hoy a la calle.
Volver arriba