Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle

Sobre sus hombros

BLOGGINGIR

17/07/2017 A A
Imprimir
Sobre sus hombros
Una imagen vale más que mil palabras y por mucho que yo me esmere en analizar la fotografía publicada el sábado del pleno municipal en Villanueva de las Manzanas no voy a ser capaz de transmitir ni un mínima parte de lo mucho que transmite la imagen. Para ser lo más fiel posible a los sentimientos que me generó la primera vez que la vi, reproduzco la conversación que tuve con la compañera Teresa Giganto.

– Solo tengo esa foto.

– Menudo documento, qu é reflejo de esa parte de la sociedad rural, unos a un lado, otros al otro, las caras, el alcalde por detrás de todo dejando la escena, el escudo, la madera brillante pero con aire de que eso no encaja, de despacho vacío, el rey, las camisas de cuadros, el de la gorra, el olor a Varon Dandy que me llega hasta aquí, el ruido de los tractores faenando fuera, una única mujer demostrando lo que cuenta en la política y en el medio rural, es un poema la foto, pura sociología, el gesto del alcalde mandando callar.

–La pongo a cuatro columnas.

Así fue. Sin literaturas. Les invito a que recuperen el periódico del sábado o la busquen en la web y la analicen detalladamente como yo hice. Si discrepan de cuanto he dicho, entonces lean el texto de la noticia y vuelvan a dirigir la vista a la imagen, verán como ahora si que ya ven todo lo que les digo.

Verán si un alcalde que lleva más de treinta años como regidor libre y democráticamente elegido junto con los tres concejales de su partido es capaz de negar el futuro del pueblo a los únicos que por el momento pueden darle alguno al medio rural. Verán como las rencillas personalistas tumban las decisiones de cientos de personas para luchar por la prosperidad de un pueblo. Verán el clientelismo, los sacos de patatas repartidos por las puertas antes de las elecciones, las maneras nostálgicas y los aires de superioridad. Verán todo eso, junto con el dolor, la rabia, la incomprensión, de los que ven marchar el futuro sobre los hombres del alcalde.
Volver arriba