Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle

Peña de la Laguna

VERANOIR

Una hermosa vista de una de las lagunas. | VICENTE GARCÍA Ampliar imagen Una hermosa vista de una de las lagunas. | VICENTE GARCÍA
Vicente García | 21/04/2017 A A
Imprimir
Peña de la Laguna
La ruta de la semana Ruta leonesa en la línea divisoria con Asturias: los valles del Torío (La Mediana) y los arroyos que descienden hacia el río Aller, por Yananzanes hasta Casomera
Las cuencas del Bernesga, Torío y Curueño han tenido historias comunes a lo largo de los siglos, puesto que tenían relaciones entre las localidades y vías de comunicación entre sus puertos. Funcionaban como una unidad dividida en tres partes, de las cuales una tercera parte era la Tercia y/o Arbas. Otra, la Mediana, debido a su situación y la última los Arguellos, la más oriental de todas. Todas limitan en su parte norte con Asturias, aunque solamente la Tercia dispone de un medio de comunicación por carretera como es el Puerto de Pajares. Las otras no disponen de carretera, aunque en algunos mapas o GPS engañosos colocan carreteras creando problemas a quienes se fian de ellos. La ruta que se presenta parte del final de la carretera en Piedrafita y durante unos kilómetros transcurre por lo que fue un proyecto que se quedó en nada.


Desarrollo de la ruta


La ruta se inicia en la localidad de Piedrafita la Mediana, donde finaliza la carretera asfaltada. La carretera continúa como pista muy deteriorada dando varias revueltas hasta llegar  a la Casa del Puerto, donde se toma un sendero a la derecha que evita la enorme curva que hace la carretera y sube cómodamente hasta cruzarla por un punto donde se continúa de frente ( El problema en este tramo son los matorrales que han crecido bastante y con pantalones cortos pueden arañar las piernas, en especial los tojos). El final de este camino es el Puerto de Piedrafita a 1.680 matros, donde se pueden contemplar las verdes vegas asturianas.

Desde el puerto se toma un camino a la derecha en el límite entre las dos provincias que va ascendiendo, aunque en un momento descienda hacia una charca , al final sube con mayor inclinación hacia la cumbre que se encuentra cercana, el camino sigue hacia la izquierda hacia  una collada donde se pueden ver varias lagunas, que dependiendo de la época o de las precipitaciones pueden estar secas o con agua. Desde este punto la ascensión a la cumbre se hace más llevadera por un camino bien marcado y no demasiado empinado, alcanzando al poco tiempo la cumbre de la loma de los Lagos con 1877 metros, donde hay un buzón, una montaña metálica en hierro cortén y un poema escrito sobre acero. La vista es excelente hacia los cuatro puntos cardinales, destacando el Aguazones, el Bolero y el Estorbín, así como la Peña de la Laguna hacia donde se dirige la ruta tras el descenso y el cruce de los lagos.

El camino se convierte en trochas de ganado y a veces se interna en la parte asturiana mientras que otras va por la vertiente leonesa o bien por la tierra de nadie de la cresta. Tras una subida al Cueto Mojico, de 1929 metros, desde donde se ve la subida a la Peña de la Laguna, se desciende a una collada desde donde se acomete la subida final que es directa, aunque existe una senda a la izquierda, muy cómoda que en poco tiempo alcanza la cumbre de 1962 metros, el más alto del entorno, desde donde se contempla algo más abajo el Pico Morgao y la Loma del Bolero, así como las cumbres de la Montaña Central entre las que cabe destacar el pico Polvoredo o Peñón de Correcillas, La Morala y las cumbres de San Isidro, el Fontún y todas las cumbres que se han ido contemplando a lo largo del camino: el Brañacaballo, Aguazones, Campastiñosas, el Bolero y el Estorbín entre otros, así como distintas cumbres asturianas como el Pico Pienzo, y hasta la línea del mar en días claros.

Para volver se sigue el mismo camino aunque se pueda bajar por alguno de los valles anteriores al Puerto, pero la vegetación de matorral ha crecido tanto que se han perdido muchos de los antiguos caminos y se hace muy difícil transitar, por lo que es aconsejable seguir la misma senda.
Volver arriba