Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle

Nos va a comer la mierda

BLOGGINGIR

12/08/2017 A A
Imprimir
Nos va a comer la mierda
Es el culebrón de siempre. Subcontratar una empresa para que haga ‘el trabajo sucio’, en esta ocasión la limpieza y la recogida de basuras en una ciudad, un trabajo más que sucio, y por otro lado tan digno y necesario. Los trabajadores de FCC son los que ponen las calles en la capital berciana, Ponferrada, justo antes de que los currantes colonicen las calles camino a su puesto de trabajo y cuando los que, como dicen los viejos, vienen de ‘restrallete’ con alguna copa de más.

Es una cuestión económica, y política, según se mire. ¿Qué sale más rentable, contratar a una empresa para que lleve a cabo los servicios públicos o asumirlos desde el respectivo ayuntamiento y controlar las cuentas, es decir, los gastos? Puede resultar una cuestión compleja, pero siempre es el mismo cuento. Es como mandar a tu hijo a la compra, fiarte de él para que compre todo lo que le has pedido con el dinero que le has dado, y que a la vuelta te diga que ha tenido que gastar diez euros más, que se los debes, y que encima no ha comprado ni el pan, ni los huevos. Eso también pasa con TUP, la gestión del transporte urbano en Ponferrada, los buses. Para conducir esos, sí hay que tener huevos. Hay días que en vez de pensar en ir al parque de atracciones me recorro alguna de las rutas de punta a punta, la adrenalina a tope… Esos chóferes, a los que les cuesta arrancar algunos de los buses al principio de la mañana, intentan que con el calor no desfallezcan ni ellos, ni los vehículos. No exagero, más de uno ya ha muerto en acto de servicio. Digo… ¡de los buses! A esos extremos no vamos a llegar, como mucho a despidos o condiciones laborales dudosas. Por cierto, siempre me ha llamado la atención una conductora que lleva una rosa en su ventanilla, creo que es de la línea C1. Al mal tiempo buena cara.

¿Quieren que les hable de la gestión del agua o lo dejamos para otra entrega? Vamos a hablar del tema que estos días está revolucionando al ayuntamiento, por eso he titulado esta columna con una afirmación tan rotunda, y es que es insostenible el sistema de subcontratación de limpieza, por no hablarles de otros, ya saben cuáles. Y es que un ayuntamiento que no ha tenido el coraje, o como decíamos antes, los huevos, de aprobar los presupuestos, con la justicia pisándole los talones, no ha podido solucionar la situación de los trabajadores de FCC, que desde abril han suspendido su huelga a la espera de una solución.

Habrá servicios mínimos, como marca la ley, pero a partir de 21 de agosto, nos comerá la mierda en Ponferrada. Los trabajadores, en un acto de modestia, piden disculpas a los ciudadanos por las molestias que vayan a causar, pero como estos días los trabajares del aeropuerto de Barcelona, han de hacerse oír.
Volver arriba