Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle

Los 1.300 empleados de grandes almacenes esperan el convenio

ACTUALIDADIR

Un cliente se prueba un prenda en unos grandes almacenes. | DANIEL MARTÍN Ampliar imagen Un cliente se prueba un prenda en unos grandes almacenes. | DANIEL MARTÍN
D.L. Mirantes | 11/01/2017 A A
Imprimir
Los 1.300 empleados de grandes almacenes esperan el convenio
Laboral La vigencia del acuerdo marco para el sector llegóa su fin en diciembre y las partes deberán renovar los términos del documento en las próximos meses
Alrededor de 1.300 empleados del sector de grandes almacenes están pendientes de la renovación del convenio colectivo por el que se rigen sus relaciones laborales con las empresas. La vigencia del convenio expiró con el fin de año y la patronal y los sindicatos tendrán que sentarse en las próximas semanas para negociar los términos del nuevo acuerdo para los trabajadores de las grandes superficies de comercio.

A la mesa están citados la patronal, integrada en la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (Anged), y los sindicatos sectoriales, Federación de Asociaciones Sindicales (Fasga) y Federación de Trabajadores Independientes de Comercio (Fetico), además de las federaciones de comercio propias de los sindicatos mayoritarios UGT y CCOO. La secretaria de Organización de FeSMC-UTG en León, Rocío Osorno, avanza que entre las reclamaciones que expondrán en la negociación figura la subida salarial, después de cuatro años de congelación de las retribuciones. Aunque por el momento no se ha cuantificado de cuánto es el incremento que esperan los sindicatos, todo apunta a que será uno de los principales ejes en la negociación para mejorar un acuerdo que, según Osorno, actualmente "es de mínimos".


Ampliación de jornada


En este sentido, desde FeSMC-UGT recuerdan la ampliación de jornada aprobada hace tres años y que supuso un incremento de la carga de trabajo de 28 horas de anuales, pasando de las 1.770 a las 1.798 horas anuales, "por el mismo dinero", como denuncian desde la organización obrera. Como exigencia complementaria al ajuste de las jornadas, los sindicatos también plantearán la necesidad de elevar el nivel de empleo. En UGT consideran que "no se crean puestos de trabajo" en el sector. Sin embargo, desde la patronal desmienten a los sindicatos. El presidente de Anged, Alfonso Merry del Val, explicó durante su discurso en la asamblea anual de 2016 que "nuestras empresas han contratado 11.600 personas más los dos últimos años [a nivel nacional], destacando como un sólido motor del empleo para cerca de 230.000 mujeres y hombres que hoy trabajan en nuestras compañía", según consta en un comunicado de prensa de la propia asociación empresarial.

Nuestras empresas han contratado 11.600 personas más los dos últimos años [a nivel nacional], destacando como un sólido motor del empleo para cerca de 230.000 mujeres y hombres que hoy trabajan en nuestras compañía En este sentido, Rocío Osorno, se pregunta si se seguirá creando empleo en cuestiones que lo "exijan", como la atención de los surtidores de gasolina de las grandes superficies, que los tribunales han considerado que deben estar atendidas por personal durante todo el horario de apertura.

Otro de los caballos de batalla de los sindicatos pasará por mejorar las retribuciones de los domingos y festivos de apertura. Actualmente, los empleados tienen que trabajar el 55% de los domingos y festivos autorizados "por cero euros". Osorno critica que estas jornadas "no son voluntarias, ni se cobran", puesto que el salario que perciben es el de un día corriente. Además, los trabajadores también tienen que acudir a los centros de trabajo otros dos domingos al año para realizar los inventarios a puerta cerrada, que se suelen realizar con "horas extra" que, sin embargo, se pagan como horas normales o se retribuyen por descansos durante la semana. Cabe recordar que estas cuestiones también han sido criticadas también por asociaciones del pequeño comercio que considera que están en desventajas frente a las grandes superficies porque pueden abrir domingos y festivos a "coste cero", mientras que para el comercio de proximidad los costes son mucho mayores.

No obstante, las negociaciones no han comenzado aún y habrá que esperar varias semanas para ir conociendo la redacción del nuevo convenio.
Volver arriba