Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle

La Riera desafía al invierno y "rescata" a San Esteban

VERANOIR

Una misa en la pequeña iglesia de La Riera y una comida en la Casa de la Escuela sirvió para homenajear San Esteban en su fecha original. Ampliar imagen Una misa en la pequeña iglesia de La Riera y una comida en la Casa de la Escuela sirvió para homenajear San Esteban en su fecha original.
Jorge Alonso Macía | 08/01/2017 A A
Imprimir
La Riera desafía al invierno y "rescata" a San Esteban
LNC Domingo Tras casi un siglo sin celebrar el día de su patrón, la localidad babiana reunió a varias generaciones de sus vecinos para recordar una fecha que en otro tiempo fue de fiesta
Sabido es que buena parte de las localidades de la provincia celebran sus fiestas patronales a lo largo del verano. Julio y especialmente agosto reúnen la mayor parte de celebraciones en los pueblos leoneses, que honran a su santo con fiestas más o menos ostentosas, visibles o tradicionales, pero de cualquier manera se unen en un festejo que es sin duda alguna el día grande de sus vecinos.

Sin embargo, en una provincia tan rica como la leonesa, muchos otros pueblos celebran su día a lo largo del año dependiendo de un santoral que por supuesto no descansa en invierno. Rica en historia y también en cuanto a cuestiones geográficas, esa circunstancia supone que en algún caso las fiestas lleguen a la montaña leonesa durante los meses más duros metereológicamente hablando del año, algo que ha llegado incluso a obligar a cambiar la fecha en la que se celebra la fiesta de la localidad.

Es el caso de La Riera de Babia, un municipio que actualmente no llega a la decena de vecinos residentes allí durante todo el año, una cifra que eso sí, se multiplica cuando el sol comienza a iluminar de continuo la comarca.

La nieve obligaba a mantener durante días a familiares, amigos y sus transportes e hipotecaba el invierno de muchos hogares Y es que durante al menos un tercio del año el tiempo castiga con dureza Babia y más en concreto un pueblo situado a más de 1.300 metros de altura, una circunstancia que convierte la zona en prácticamente inaccesible entre la nieve y el hielo.

 Porque si bien hoy en día y en pleno mes de enero apenas la nieve ha asomado por la comarca, la metereología sí fue todo un problema en otro tiempo. El invierno convertía en auténticos muros blancos los caminos, por entonces sendas, que unían los pueblos de la zona: Torre, San Félix, Huergas, Cabrillanes... Una situación que obligaba a los vecinos a pasar semanas sin salir de las cuatro paredes de piedra caliza que guarnecían sus hogares.

Una piedra, que supone el material más habitual en las construcciones babianas, que protege también en su coqueta iglesia a SanEsteban, primer mártir del cristianismo que celebra su día cada 26 de diciembre y que cuenta precisamente en el corazón de Babia con un espectacular retablo de madera que es sin duda una de las joyas de la zona.

De cualquier manera, lo que no evitaba era que celebrar en su día el santo supusiera poco menos que una ruina para las familias. Si ya complicado era acceder hasta La Riera, mantener durante quién sabe cuántos días a los caballos que servían como transporte y que en muchos casos acusaban seriamente el desplazamiento, así como dar cobijo y alimentar a familiares y amigos que acudían al pueblo por la fiesta hipotecaba seriamente el resto del invierno para muchos hogares.

Es por eso que hace más de 90 años se decidió que para evitar estos problemas San Esteban pasara a celebrarse en La Riera cada 2 de septiembre, cambio que se ha mantenido hasta la actualidad casi olvidando que no era su fecha original.

Sin embargo, hace apenas un par de semanas se quiso recordar que en otro tiempo el pueblo se reunía un día después de Navidad para celebrar su fiesta. Una misa en honor al santo y una comida –curiosamente en un espléndido día de sol – con buena parte de los vecinos y familias que siguen vinculadas a La Riera yque pudieron asistir al festejo sirvió para hacerlo.

Impulsada por la Junta Vecinal de la localidad y su comisión de fiestas, formada precisamente por algunos de los jóvenes que buscan que las tradiciones no se pierdan en el tiempo, La Riera volvió a celebrar SanEsteban en contra de la nieve, el hielo... y el olvido.
Volver arriba