Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle

José Luis Puerto presenta su nuevo poemario

VERANOIR

El poeta y escritor salmantino José Luis Puerto. Ampliar imagen El poeta y escritor salmantino José Luis Puerto.
Joaquín Revuelta | 03/05/2017 A A
Imprimir
José Luis Puerto presenta su nuevo poemario
Poesía El autor salmantino acaba de publicar ‘La protección de lo invisible’, que este miércoles vertebra el acto literario que tendrá lugar en la Biblioteca Pública
El poeta y escritor albercano, José Luis Puerto, presenta este miércoles en la Biblioteca Pública su último libro de poemas, ‘La protección de lo invisible’, en un acto que dará comienzo a las 20:00 horas y donde el autor estará acompañado por el crítico literario, José Enrique Martínez.

La idea de la protección que sugiere el título de su último poemario nace, en palabras del autor salmantino afincado en León, de otro núcleo que está también muy presente en su producción poética, como es el existir a la intemperie y de igual modo de la aventura, porque, a su juicio, «vivimos en la aventura y la aventura es la búsqueda, es el riesgo, es el descubrir el mundo, y frente a esa aventura, como antítesis, está la idea de la protección. Existen toda una serie de componentes poéticos que están actuando en mi poesía».

José Luis Puerto comenta que ‘La protección de lo invisible’ (Calambur) está estructurada en tres partes. «La más amplia, que se titula ‘Transcurso de las sílabas’, alude a la temporalidad. De algún modo una de las funciones que yo creo que tiene que tener el poeta, y en mi caso es así, es ir marcando una serie de hitos verbales a través de poemas de todo aquello que transcurre en el tiempo y que pasa desapercibido para casi todos», señala Puerto, que en el caso del poemario que hoy se presenta en la Biblioteca Pública se traduce «en una mirada hacia los otros, hacia los demás, hacia los lugares, hacia lo arqueológico, que también de alguna manera siempre lo veo como semillas enterradas que luego dan fruto, hacia la naturaleza como uno de los enclaves que nos queda de lo sagrado. Se trata de ir marcando hitos o huellas a lo largo del tiempo y a través de una mirada un poco atenta, una mirada cuidadosa, que de alguna manera extraiga del mundo y de los demás esa suerte de luz, de hálito, de llama, de la vida del espíritu a la que casi siempre le damos la espalda», asegura el poeta albercano, quien en un segundo bloque recuerda la figura paterna. «Esta segunda parte se titula ‘Melodías del padre’ y es un grupo de poemas más reducido que dedico a la memoria de mi padre, fallecido en el verano de 2013. Ahí se da el dolor pero también el consuelo del ser generador, de ese ser que de alguna manera te vincula a ti con el mundo. La vida de mi padre fue muy humilde y muy difícil, entonces también es una suerte de homenaje, porque mi padre fue emigrante en Francia y Alemania, iba a la siega los veranos, trabajó en los bosques de Navarra, al volver de la emigración trabajó en Salamanca en la construcción y tuvo una vida como sacrificada, como ofrecida a nosotros», asegura.

El tercer núcleo del libro de poemas de José Luis Puerto lleva por título ‘Días de Grecia’ y es fruto de un viaje que el autor realizó al país heleno. «Al igual que antes te hablaba de las semillas, aquí se trata de ver cómo en Grecia hay toda una serie de huellas, de ruinas, de cultura material, de cultura inmaterial, de luces, de lugares que de alguna manera siguen siendo fértiles, nos siguen lanzando preguntas y nos siguen dando respuestas», destaca Puerto, quien en su visita a Corinto se encontró con una anciana que le vendió un amuleto campesino en el que se le representó ‘Los misterios de Eleusis’, «que tienen que ver con ese tipo de religiones mistéricas, de iniciación, en torno a una diosa de la fecundidad. Todo eso tú lo puedes ver o no ver, pero si eres capaz de verlo ya te está interrogando», señala el autor salmantino, para quien sus poemas surgen «de ese hálito, de esa suerte de aliento, de respiración, de luz que todavía provoca ese mundo, aunque hoy se pueda ver de otra manera», concluye.
Volver arriba