Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle

Jesús Morala: "Si tenemos una oportunidad nos esforzamos el doble"

ACTUALIDADIR

Imagen de vídeo
D.L. Mirantes | 20/03/2017 A A
Imprimir
Jesús Morala: "Si tenemos una oportunidad nos esforzamos el doble"
Sociedad Aspaym favoreció la inserción laboral de 140 personas en 2016
Jesús Morala es trabajador de la empresa Plus Contacto, donde realiza labores de soporte para el departamento de controlling. Llegó a la compañía tras realizar una formación en Aspaym y unas prácticas en el mismo lugar que ahora se ha convertido en su puesto de trabajo. La oportunidad le llegó a través del Programa de Itinerarios Personalizados de Inserción Socio-Laboral para Personas con Discapacidad (135usuarios) y el Programa de Itinerarios Personalizados de Inserción Socio-Laboral para Jóvenes con Discapacidad (9 usuarios), financiados por el Fondo Social Europeo y por la Iniciativa de Empleo Juvenil (YEI), y que la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades, a través de la Gerencia de Servicios Sociales de Castilla y León, concede a Aspaym y de los que en 2016 han formado parte un total de 397 personas.
«Nosotras lo que hacemos es atención a personas con discapacidad y contactos con empresas para poder desarrollar esa actividad de intermediación laboral», explica María Nely Ferreiro Ramos, técnico de Empleo de Aspaym.

Prácticamente no tuvimos que enseñarle nada y desde el minuto cero su esfuerzo ha sido tremendo Jesús es una de las 140 personas que han conseguido la inserción laboral gracias a los programas de Aspaym León durante el pasado año. Cuenta con un grado medio de Formación Profesional en Administración de Empresas y varios cursos de formación en diseño de páginas web y en ofimática. Ha superado las complicaciones de su discapacidad para conseguir un trabajo.

«Es una gran oportunidad para la gente como yo, que tiene una discapacidad, y que estamos un poco excluidos del mercado laboral, sobre todo si tenemos afectados más que los brazos y las piernas –explica Jesús–, porque si solo fuera piernas es más fácil, con los brazos ya te defiendes; pero con brazos y piernas es más complicado porque vas más lento y tienes más problema para hacer las cosas que hay que hacer».

La empresa ha favorecido la inserción de Jesús con gestos tan sencillos como facilitarle una silla sin ruedas y canalizar las comunicaciones a través del programa informático. Gracias a ello, las dos partes, el trabajador y la empresa, se benefician en una relación en las que todos se sienten cómodos.

Tiene una discapacidad de las que se ven, pero es un luchador y es capaz de todo lo que está haciendo y más «Me he sentido como uno más, muy querido y apoyado. A diferencia de otros lugares aquí han estado pendientes de mí, cualquier duda me la resolvían y nunca me he visto observado o discriminado por mi discapacidad», recuerda Jesús.

Y desde la empresa, «prácticamente no tuvimos que enseñarle nada y desde el minuto cero su esfuerzo y su rendimiento han sido tremendos», reconoce Pascual Marín Marín, controller de Plus Contacto, que asegura que no dudaron en llamar a Jesús Morala cuando les sobrevino una carga de trabajo para la que necesitaban contratar personal.

La oferta de empleo fue una gran noticia porque «pocos empresarios se arriesgan a contar con una persona que aparentemente va a ser más lenta o va a presentar dificultades», denuncia Jesús que reivindica que «deben pensar más en los demás, en la gente con problemas; puedo ser más lento, pero soy una persona y tengo derecho a trabajar».

Ya con el contrato firmado, Jesús no se ha guardado nada, nuca se rinde. «Nosotros una vez que tenemos una oportunidad nos esforzamos el doble, es algo tan difícil para nosotros que le ponemos unas ganas y un esfuerzo que otros no se plantean».

La empresa ha favorecido la inserción con gestos tan sencillos como facilitarle una silla sin ruedas Por ello, desde Aspaym animan a cualquier persona con discapacidad y a su entorno a participar alguno de los itinerarios que, aunque en principio puedan parecer cursos sencillos o «simplones», amplían notablemente las posibilidades de conseguir un empleo, un contrato, que es la idea principal, «el culmen» del programa como afirma Ferreiro Ramos.

Un ejemplo

Tanto Jesús Morala como Plus Contacto se ha convertido en un ejemplo para miles de personas con discapacidad y para miles de compañías en las que pueden trabajar. Con la intermediación de Aspaym han logrado salvar los obstáculos en el acceso al empleo que se puede encontrar una persona con una discapacidad producida por una enfermedad degenerativa. «Jesús tiene una discapacidad de las que se ven, de las que cuando le ves dices no sé si va a ser capaz... pero es un luchador capaz de lo que está haciendo y mucho más», afirma orgullosa María Nely Ferreiro.

Una historia con una moraleja que nos dice que son muy pocas las barreras insalvables.
Volver arriba