Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle

Europa aconseja una reconversión de las cuencas a "largo plazo", a 25 o 50 años

ACTUALIDADIR

Se trata de una recomendación recogida en un dictamen del Comité Económico y Social Europeo hecho público en mayo. | LAURA PASTORIZA Ampliar imagen Se trata de una recomendación recogida en un dictamen del Comité Económico y Social Europeo hecho público en mayo. | LAURA PASTORIZA
R.Á. | 08/01/2017 A A
Imprimir
Europa aconseja una reconversión de las cuencas a "largo plazo", a 25 o 50 años
Minería El Comité Económico y Social recoge una serie de recomendaciones en un dictamen sobre los recursos autóctonos de carbón en la transición energética
«A largo plazo», en un tiempo que abarque «dos generaciones, es decir, un periodo de 25 a 50 años». Ese es el espacio que recomienda el Comité Económico y Social Europeo que se prolongue la reconversión de las cuencas, de aquellas regiones «que actualmente dependen de la utilización del carbón» y en las que este mineral ha sido su principal medio de vida. En ellas –prosigue el dictamen fechado a 25 de mayo del pasado año en el que se recogen estos consejos– «el uso del carbón para fines energéticos debe suprimirse de forma gradual» sin dar lugar en ningún momento «a una situación de estancamiento». Además, «habida cuenta de su potencial económico y social», el documento señala que «estas regiones deben participar en la aplicación de la política energética y climática de la UE».

«El objetivo del desarrollo sostenible de estas regiones debe alcanzarse garantizando diálogos políticos cívicos y sociales que permitan asegurar la existencia de planes de transición a nivel nacional, sectorial y empresarial», recoge el informe, titulado ‘Los recursos autóctonos de carbón en la transición energética de la UE’.

Entre las recomendaciones, se incluye la de establecer un plan de apoyo a la transición para las regiones que dependen del carbón Por otra parte, se reconoce que el mineral nacional y el lignito «siguen siendo importantes para generar electricidad y calor, puesto que no solo contribuyen a un suministro energético seguro y asequible y a la competitividad económica, sino que desempeñan un papel estabilizador en el sistema energético, en términos tanto técnicos como económicos».

Para el Comité Económico y Social Europeo también es importante establecer un ‘Plan de apoyo a la transición para las comunidades y regiones que dependen de la producción de carbón’. Un programa que sirva para tratar los problemas relacionados con la reestructuración de la industria del carbón durante la necesaria transición energética. El objetivo, dicen, es preservar la seguridad energética, la competitividad de la industria, la protección del medio ambiente, el cumplimiento de las obligaciones de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y la cohesión social en las cuencas.

Estiman que el uso del carbón para fines energéticos debe suprimirse de forma gradual, sin dar lugar a estancamientos Este plan, advierten, podría ser elaborado por un grupo consultivo –integrado por representantes de las cuencas mineras, los sindicatos, las ONG, las empresas de I+D y la industria del carbón– en cooperación con la Comisión Europea y el Parlamento Europeo. Además, entre sus objetivos subrayan que pueda llegar a animar a las regiones a que emprendan transformaciones, promuevan el desarrollo innovador, mantengan su atractivo para la inversión, creen oportunidades de empleo y hagan posible una vida digna.

En esta transición energética y la correspondiente reestructuración de las cuencas, según el dictamen del Comité, deben comprometerse conjuntamente las autoridades regionales, los gobiernos de los estados miembros y las instituciones de la UE.

Más de una cuarta parte

En el dictamen se reconoce, además, que la industria del carbón es uno de los sectores que se han visto profundamente afectados por la transición energética debido, principalmente, a la preocupación que suscita la protección del medio ambiente, el cambio climático y la salud humana.

No obstante –y a pesar de que partiendo de estos planteamientos podría pensarse que el uso de este mineral para generar energía podría tener los días contados– en la actualidad «más de una cuarta parte de la electricidad de la UE sigue generándose en 280 centrales de carbón en 22 países y sólo seis han prescindido del mineral negro para producir electricidad: Chipre, Estonia, Letonia, Lituania, Luxemburgo y Malta.
Volver arriba