Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle

"Este año vamos a ampliar con otra grada con 300 plazas más"

ACTUALIDADIR

El abad de la cofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno, Manuel Modino. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen El abad de la cofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno, Manuel Modino. | MAURICIO PEÑA
Sergio Jorge | 12/03/2017 A A
Imprimir
"Este año vamos a ampliar con otra grada con 300 plazas más"
Semana Santa Manuel Modino, Abad del Dulce Nombre de Jesús Nazareno, la cofradía con más papones de la capital
El abad de la cofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno, Manuel Modino, tomó posesión de su cargo el pasado 18 de septiembre y reconoce que desde entonces no ha parado de trabajar para que todo esté a punto.

– ¿Cómo han sido los primeros meses como abad?
– Los primeros meses bien, ya había hecho alguna cosa. Estás trabajando durante todo el año, no es llegar a la abadía y empezar a hacer cosas, siempre estás trabajando, siempre hay cosas que hacer. Con el hecho de ser abad no se arrancan los proyectos, se cumplimentan, esto es continuo, no hay una parada ni para tomar el aire.

– ¿Pesa la responsabilidad?
– Sí que pesa, pero cuando entras en la junta de seises tienes siete años para pensártelo. Es una cofradía con 4.500 hermanos y muchas dependencias:trece pasos, trece obras artísticas que hay que cuidar porque existe una obligación muy fuerte de mantenerlas y mejorarlas. Hay unas 250 personas que están dedicadas en cuerpo y alma a la Banda de Música, a la Agrupación Musical y a la Banda de Cornetas y Tambores. También es una de las secciones con más presupuesto, y gente que trabaja muy duro todo el año. Es masculina y es la procesión con más mujeres, unas 450. Y el grupo de floristas. La cuestión es que hay que llegar en buena forma.

– ¿Qué es lo que esperaba?
– La verdad es que era lo esperado. Somos un grupo muy cohesionado, en la junta de seises podemos discutir y hay discrepancias. A veces estamos de acuerdo y a veces no. Todo lo que he planteado me han apoyado, por lo que sí que se han cumplido las expectativas. Una vez que se toma una iniciativa, todos los papones de Jesús apoyan a la junta y por tanto al abad.

– ¿Cómo está ahora mismo la cofradía cuando queda un mes aproximado para la Semana Santa?
– Ya está el grupo de montaje con las pilas puestas más de lo que está todo el año. Dentro de poco se bajan dos tronos para ir preparando a la cochera. Ahora estamos en esa fase de finalizar todo lo que se ha hecho durante el año. Se bajan los pasos, se retocan y se limpian.

– ¿Qué variaciones hay este año respecto a otros?
– No ha habido muchas cosas nuevas, porque realmente hemos mantenido el patrimonio, solo estrenamos el paño de la Verónica que nos ha donado un pintor malagueño, que creo que es una obra excepcional. Hemos invertido más en instrumentos y vamos a arreglar el camarín de la Dolorosa. Las gradas para ver El Encuentro tuvieron una gran aceptación y mucho éxito, pese a las críticas iniciales. La gente estuvo muy cómoda, incluso hubo quien no había visto El Encuentro que reservó su sitio. Este año vamos a ampliar con otra grada con 300 plazas más. No es una fuente de recursos para la cofradía, porque se hace altruísticamente, ya que cubrimos costes y lo demás va para nuestros fondos de ayuda social.

– ¿A qué se dedica ese fondo?
– Hacemos donativos, con cantidades ya organizadas, pero también obra directa, como los conciertos de cornetas por una obra. Luego para lo demás colaboramos con Cruz Roja, Cáritas, Alzhéimer León, la Asociación Leonesa de la Caridad en todo lo que nos piden. Hay una parte de la cuota del hermano, un euro, para ello.
Volver arriba