Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle

El Hospital impulsa un plan para tratar a los colectivos con riesgo de hepatitis C

ACTUALIDADIR

El  jefe del Servicio de Digestivo del Complejo Asistencial Universitario de León, Francisco Jorquera. | DANIEL MARTÍN Ampliar imagen El jefe del Servicio de Digestivo del Complejo Asistencial Universitario de León, Francisco Jorquera. | DANIEL MARTÍN
Sergio Jorge | 17/07/2017 A A
Imprimir
El Hospital impulsa un plan para tratar a los colectivos con riesgo de hepatitis C
Sanidad El Complejo estima que hay unos 500 pacientes que no están todavía diagnosticados
El Complejo Asistencial Universitario de León (Caule) se ha puesto como objetivo acabar con la hepatitis C en su área de influencia. Se trata de una meta difícil pero a la vez posible puesto que ahora mismo apenas quedan un centenar de enfermos diagnosticados que no ha recibido aún los nuevos tratamientos, que ya han curado a 774 personas en toda la provincia, 517 de ellos en el área de salud de León, y con los que se liquida la enfermedad en un porcentaje superior al 95%. «Más del 97% en el Hospital», especifica el jefe del Servicio de Digestivo, Francisco Jorquera, responsable de que el centro sanitario de la capital sea capaz de aplicar los fármacos que han revolucionado el tratamiento de una dolencia que antes «no curaba al 30% de los enfermos, y para ello se aplicaban terapias muy agresivas y con muchos efectos secundarios». Pero ahora queda lo más difícil: detectar los pacientes que aún no saben que lo son y que están dentro de grupos de riesgo.

Son por tanto los que más preocupan a los responsables sanitarios del Hospital, que estiman que pueden ser unos 500 los pacientes que no saben que tienen esta enfermedad, aunque es complicado conocer el número exacto de personas con hepatitis c que no han sido diagnosticados puesto que no hay «estudios de prevalencia». Siempre se ha considerado que hay un porcentaje del 50% de enfermos que desconocen que portan este virus, de ahí que se prevea que puede ser medio millar los que hay en León, pero no es una cifra exacta. Por eso, los esfuerzos del Hospital están encaminados a detectar a estas personas lo más rápido posible.

Jorquera apunta que estos enfermos terminan acudiendo a su consulta «gota a gota, porque al final siempre llegan», pero en unas condiciones muy negativas, con la enfermedad muy avanzada y muchas veces con un deterioro importante. Sobre todo si forman parte de los denominados grupos de riesgo, personas que están fuera del sistema de salud o que por su condición pueden ser considerados «el foco de la infección». El jefe del Servicio de Digestivo se refiere a los presos del centro penitenciario de Mansilla de las Mulas, prostitutas, drogadictos y personas marginales. Y es que hay que tener en cuenta que se relacionan con el resto de la población, de ahí que el contagio sea mucho más fácil. Por ello el Hospital está en relación directa con estos colectivos para poder atajar el problema.

Por un lado, están coordinados con los responsables médicos de la prisión, con los que se ha pactado que los enfermos sean analizados en el Complejo en cuanto se sepa que pueden ser portadores del virus C y después, una vez «evaluados y decidido el tratamiento, vuelvan a la prisión con un informe para que se les administre el tratamiento». No es un número menor, ya que la Plataforma de Afectados por la Hepatitis C de León asegura que un 25% de los internos tienen la enfermedad. «El tema de los presos está normalizado», zanja Jorquera.

También se pretende llegar al resto de colectivos, como adictos a las drogas o prostitutas. Para ello, se está hablando ya con asociaciones cercanas a estos grupos para que transmitan que «no hay barreras» y puedan ser analizados y tratados en el Hospital, para así tener una «relación natural» con los posibles enfermos. «Nosotros no juzgamos y queremos crear un clima de confianza para que cuenten con nosotros, porque no hacemos juicios de valor», detalla Jorquera, que pretende que estos colectivos «dejen de desconfiar» de los servicios sanitarios y se logre tratar a «estos grupos de especial interés» por medio de la consulta de atención rápida, habilitada para casos de hepatitis C.
Volver arriba