Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle

El ‘ghosting’ a León

BLOGGINGIR

11/01/2017 A A
Imprimir
El ‘ghosting’ a León
Echar un vistazo a la vía de Feve a la altura de Maristas, y sobre todo hasta La Asunción, puede hacer creer que estamos en algún país de la antigua URSS, ante tanto abandono sin sentido. Será el mismo que presente el Palacio de Congresos cuando se acabe el dinero presupuestado, por no hablar de esa bonita Ciudad del Mayor, que ahora es un nuevo CRE pero todavía no está en funcionamiento.

Si seguimos por ese León del olvido no hay que dejar de lado la autovía que algún día unirá las dos provincias más pobladas de la comunidad, así como la ronda que debería seguir hacia el noroeste de la ciudad (sin rotondas chapuceras como las que se han inaugurado recientemente).

Todas estas infraestructuras, y muchas más que se han solicitado durante años, son reclamadas continuamente desde distintos colectivos de la ciudad o la provincia. Pero la respuesta del Gobierno suele ser el silencio, como si hubiera una ley no escrita que imposibilita venir a León a decir que no interesa arreglar los problemas que hay.

Pero no, no es una ley, ni siquiera es una ‘omertá’ al modo siciliano. Es ‘ghosting’, un vocablo anglosajón con el que se define a la práctica de hombres o mujeres que quieren acabar con una relación, ya sea de amistad o con ventaja, y que se basa en desaparecer sin dejar rastro. Si llamas, no contesta. Si escribes un mensaje, no hay respuesta. Ylos perfiles quedan bloqueados en todas las redes sociales, para así confirmar que no se quiere saber nada de la otra persona.

Así que por mucho que pidamos al Gobierno que termine ciertas infraestructuras por todos los medios, lo más que se obtiene es el silencio más absoluto. Es León ya esa parte de la pareja que se queda sola, compuesta y sin saber por qué le llega tanta desdicha.
Volver arriba