Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle

El Entierro de Coyanza da la talla

SEMANA SANTA 2017IR

La talla del Crucificado que salió este Viernes Santo en el Entierro. | T.G. Ampliar imagen La talla del Crucificado que salió este Viernes Santo en el Entierro. | T.G.
T.G. | 16/04/2017 A A
Imprimir
El Entierro de Coyanza da la talla
Semana Santa Valencia de Don Juan sacó a hombros al recién restaurado Crucificado sustituyendo al de Santa Marina
Volvieron a sonar las horquetas en la plaza Mayor de Valencia de Don Juan a la salida del Yacente en la procesión del Santo Entierro este pasado Viernes Santo. Lo hicieron al compás que marcan sus braceros y lo hicieron además estrenando el título de Interés Turístico Provincial que le ha sido concedido este año al evento. Pero no fue este nuevo rango la única novedad de la procesión ya que en ella contaron con una nueva talla, la del Crucificado que este año ha sustituido al Cristo de Santa Marina. Éste último es el Cristo coyantino por excelencia pero no era el crucificado que se procesionaba en la Semana Santa de Valencia de Don Juan históricamente ya que el de Santa Marina no salió a las calles hasta el siglo XX.

La talla del Crucificado que ha participado este año en el Santo Entierro coyantino ha sido recientemente restaurada y se desconoce su procedencia ya que se encuentra habitualmente en la sacristía de la iglesia parroquial de San Pedro desde finales del siglo XIX (pudiendo haber pertenecido a cualquiera de las 12 iglesias que había en Coyanza allá por el siglo XII). Esto hizo a muchos mirar este Viernes Santo al Crucificado, de imponente anatomía, con el pensamiento puesto en aquel Cristo que procesionaba la ya desaparecida Cofradía de la Vera Cruz por las calles de Valencia de Don Juan en los siglos XVII y XVIII. La duda queda por el momento en el aire y los coyantinos y visitantes volvieron a disfrutar una vez más de un recorrido que también contó también este año con el canto de una saeta al paso de la procesión por el Casino en la calle Mayor.
Volver arriba