Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle

El crimen del Ejido y el del belga del CTR, dos muertes sin resolver

ACTUALIDADIR

El cuerpo del belga fue hallado por un trabajador del CTR. | ICAL Ampliar imagen El cuerpo del belga fue hallado por un trabajador del CTR. | ICAL
I. Herrera | 11/01/2017 A A
Imprimir
El crimen del Ejido y el del belga del CTR, dos muertes sin resolver
Sucesos Ambas investigaciones continúan abiertas, pero la falta de pruebas complica la detención de los sopechosos de ejecutar estos crímenes
Dos crímenes sucedidos en la provincia de León el pasado año 2016 siguen sin responsable. Uno, el de J.B.G., de 48 años de edad y vecino del barrio del Ejido, cuyo cadáver apareció la noche del 20 de junio en su domicilio con diversas heridas por arma blanca en el cuello y la espalda. Las circunstancias de su muerte aún no han sido esclarecidas ni se ha detenido a ningún responsable por el momento. Según confirmaban ayer desde la Subdelegación del Gobierno, la investigación continúa abierta por parte de la Policía Nacional, pero medio año después no se ha actuado contra el o los presuntos responsables.

Como tampoco se ha producido detención alguna por el crimen del belga cuyo cuerpo fue hallado el pasado mes de septiembre en una zona de escombros de obra y hojas en el Centro de Tratamiento de Residuos (CTR) de San Román de la Vega.

Jeroen Schelstraete, de 42 años de edad, de nacionalidad belga, llevaba años frecuentando el Camino de Santiago, siendo conocido, sobre todo, por su afición a la juerga. Fue un trabajador del CTR el que localizó el cuerpo del hombre abriendo una investigación que a los pocos días parecía resulta. Sin embargo, no se ha producido detención alguna, en este caso competencia de la Guardia Civil. Aunque según ha podido saber este periódico la autoría del presunto crimen parece clara, la falta de pruebas contundentes dificulta la imputación del crimen.

En todo caso, dos crímenes sucedidos en León en los últimos meses siguen sin resolver y sus culpables continúan sin pagar por su responsabilidad.
Volver arriba