Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle

Cultural 0 - Racing 0: 'Defensas perfectas, combate nulo'

DEPORTESIR

Imagen de vídeo
Jesús Coca Aguilera | 19/03/2017 A A
Imprimir
Cultural 0 - Racing 0: 'Defensas perfectas, combate nulo'
Segunda División B GALERÍA DE IMÁGENES | Colinas tuvo la única ocasión clara de un choque en el que los leoneses mandaron 75 minutos sin encontrar espacios y los cántabros se defendieron a la perfección y apretaron en el tramo final
Minuto 62. El partido está trabado, nadie consigue crear nada, pero de repente la Cultural se inventa una de esas ‘jugadas de dibujos animados’. Gallar recibe en la banda y conduce hacia dentro zafándose de dos rivales, combina con Benja que la deja a la perfección de primeras para la incorporación de Bastos, que con paciencia controla, levanta la cabeza y pone un balón perfecto para la llegada de Colinas, que remata solo en el área de penalti buscando la escuadra... pero se le marcha desviado por milímetros.

Fue la jugada del partido. La ocasión llamada a desnivelar un choque muy trabado y sin apenas ocasiones. «Va a haber una para cada equipo, la clave es quién la meta», se comentaba en la grada. Y la Cultural no lo hizo. Pero ni siquiera permitió que el Racing tuviera la suya.

Al final, defensas perfectas y combate nulo, pues leoneses y cántabros dejan las espadas en alto. El gran duelo por el primer puesto acabó con un 0-0 que mantiene a la Cultural como líder, le da el goal-average en caso de empate a final de temporada y mantiene al Racing de Santander a sólo dos puntos en una pelea en la que se ha metido de lleno el Celta B, que tras remontar y vencer 1-2 al Tudelano se coloca con los mismos puntos que los cántabros.

Lo mejor fue el ambiente: 13.000 personas, los 4.000 visitantes sin dejar de animar y los leoneses muy metidos Todo en medio de un ambiente inmejorable, con 13.000 personas en unas gradas llenas excepto en las esquinas y en el que la afición leonesa respondió a lo grande, no sólo por el número en sí, sino porque animaron y estuvieron muy metidos en partido para conseguir que el Reino no fuera cántabro pese a los 4.000 seguidores visitantes que no dejaron de animar ni un solo segundo.

Una fiesta en la grada y mucha tensión y respeto sobre el césped, donde la Cultural mandó 75 minutos pero sin apenas conseguir encontrar huecos en el sensacional entramado defensivo del Racing, que llegó mejor físicamente al tramo final y completó en él sus mejores minutos, aunque sin generar ninguna ocasión ante la seriedad defensiva de un equipo leonés tremendamente serio, que controló bien todos los ataques verdiblancos, no cometió errores atrás y se permitió menos lujos de lo habitual en la salida de balón intentando evitar un error que ante un rival así podría haber sido mortal.

Con esos ingredientes se desarrolló un encuentro sin apenas llegadas en el primer acto, en el que el único tiro a puerta lo hizo Gallar tras recortar hacia dentro, pero lo detuvo sin problemas Crespo; y el único momento de peligro se vivió a siete minutos para el descanso, cuando un centro colgado por Víctor desde la izquierda no llegaba ni a rematarlo Benja ni a despejarlo el meta, pero no llevaba mucha potencia y conseguía sacarlo un defensor prácticamente de la línea pero sin excesivos problemas.

Sin embargo, en los primeros 20 minutos tras el paso por vestuarios, el partido se aceleró. Fue el único momento en el que el control absoluto cedió terreno al ‘ida y vuelta’. Y en el que llegaron las llegadas con más peligro.

Un disparo al lateral de Gallar y un balón que un defensor sacó en la línea tras comerse un centro el meta, peligro local Primero un tiro de Gallar que se iba arriba. Después un cabezazo de Aquino, que libre de marca conectaba muy mal y la mandaba floja a las manos de Palatsí. Y por el medio de la única clara de verdad, ésa de Colinas, las dos siguientes con más peligros de cada bando.

Una de Gallar, que llegaba desde atrás para rematar un centro de Víctor, pero remataba al lateral de la red; y otra de Aquino, que desde la frontal se sacaba un gran disparo que se encontraba con la buena ‘palomita’ de Palatsí para despejarlo.

Pero tras la tempestad llegó la calma. Apareció un momento en el que ambos empezaron a ver con buenos ojos el empate y a pensar que si llegaba el gol sería maravilloso, pero lo principal era no perder en el tramo final lo que no habías ganado en el resto del choque.

Llegaron entonces los cambios de De la Barrera. Primero Toni por Colinas, el mejor de los leoneses junto a Bastos pese a no acertar en su clara ocasión. Después Ortí por Zuiverloon, lesionado sin que exista aún diagnóstico. Y por último Forniés por Antonio, cuyo bajón físico fue decisivo para que el balón en el tramo final fuera cántabro.

Un disparo desde la frontal de Aquino en el que se lució Palatsí supuso el principal susto del conjunto cántabro Y es que ahí, por primera vez en el choque, el Racing empezó a dominar. Pero más allá de una vaselina que Héber buscaba en una contra y que se marchaba fuera; y de un centro que Carlos Álvarez cabeceaba muy arriba, no inquietó a la defensa leonesa.

Pero al menos sí que le sirvió para quitarse de encima su dominio y hacer que, aparte de un remate de Iván González tras un córner que golpeaba en un defensa, el peligro local no existiera.

Nadie se volvió loco, las acciones comenzaron a alargarse y los jugadores a tomarse con calma cada saque, y el empate fue ya inamovible. A la fiesta le faltaron los goles. A la guerra le quedan aún muchas batallas.
Volver arriba  Volver arriba