Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle

Contra el alzhéimer, ¡Hakuna matata!

ACTUALIDADIR

Imagen de vídeo
D.L. Mirantes | 19/05/2017 A A
Imprimir
Contra el alzhéimer, ¡Hakuna matata!
Sanidad Alumnos del Leonés Jesús Maestro y usuarios de Alzhéimer León interpretan el Rey León
Contra el alzhéimer ¡Hakuna Matata!
 
En medio de la sabana leonesa, ante la mirada atónita de cientos de niños y mayores, leones y hienas han librado en la mañana de este viernes una batalla salvaje. No ha sido un combate entre buenos y malos, ni entre reyes y súbditos, sino una lucha contra el alzhéimer y el desánimo. Una pelea en la que han ido de la mano los alumnos del Colegio Leonés Jesús Maestro y usuarios de la Unidad del Memoria y de la Unidad de Media Estancia de Alzhéimer León, aprendiendo unos de otros, bajo la coordinación del grupo de Teatro Intergeneracional la asociación.

Más de siete meses de preparación de una obra intergeneracional que ha logrado emocionar al público del Teatro San Francisco tanto como se han emocionado los actores durante los ensayos.

"El pasado puede doler, pero tendrás que enfrentarte a él", como Senén, Pumba, ha reivindicado para todos los de su generación a los que anima a "no ser cobardes, a seguir andando"En las tablas o entre bambalinas, como en el desfiladero o en el cementario de elefantes, no se trata de ser el más que más ruge o el más poderoso. Lo malo no es sentir miedo, es no poder superarlo. Pero para ello siempre hay algún truco que alguien está dispuesto a enseñar, un remido infalible contra los nervios como el que la jirafa Chelo ha enseñado a Lucas, el mismísimo Simba.

Pero ha habido poco de teatro en esta obra. El texto es un simple metáfora de la realidad, una fábula en la que se recoge el paso del tiempo, la contienda diaria de la vida, con sus efectos, con sus heridas y su daños. Pero el mundo sigue girando, porque "el pasado puede doler, pero tendrás que enfrentarte a él", como Senén, Pumba, ha reivindicado para todos los de su generación a los que anima a "no ser cobardes, a seguir andando".

Pero al final, tras el telón como en la calle, hay que tener claro la lección que Rafiki enseñó a Simba: "Los mayores viven dentro de nosotros". Como Mufasa, y al comprenderlo "una nueva vida emprende su viaje" en un ciclo sin fin.
Volver arriba