Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle

Bienvenido, Mr. Marcos

BLOGGINGIR

17/12/2014 A A
Imprimir
Bienvenido, Mr. Marcos
Siempre he sido incrédulo. Y más cuando se trata de temas relacionados con la justicia. Guste o no, lo cierto es que siempre está impregnada de cierto tinte de politización. Mire usted si no la cantidad de jueces que llevan como un apellido más el adjetivo de progresista o conservador. Hay también algunos que cuelgan la toga para ponerse la camiseta de los gaviotos o los rosáceos y luego, cuando las cosas no les van como pensaban, vuelven a agarrar la balanza y el mazo como si nada hubiera pasado, como si su condición de imparcialidad siguiese plenamente vigente.

A estas dudas sobre el funcionamiento de la justicia se suma el doble rasero de los guetos de la partitocracia, que actúan de una u otra manera en función de si el corrupto es de su propia bancada o de la ajena, o incluso si son de una u otra facción dentro de las mismas siglas.

La lentitud de la justicia es otra de las lacras que complican la convivencia entre dos derechos como son la presunción de inocencia y la libertad de prensa y nuestro deber de informar a la ciudadanía.

Tiene razón Marcos Martínez cuando dice que se ha sentido condenado desde el primer momento, pero la contundencia del auto que decretaba su prisión incondicional y sin fianza le situaba en el punto de mira. Sería bueno preguntarle ahora al juez por qué ha cambiado de criterio y qué hay o deja de haber en el sumario sobre el expresidente de la Diputación. Tiene todo el derecho a explicarse y a defender su inocencia, pero es ilógico que a alguien que sigue imputado se le reciba al estilo Bienvenido, Mr. Marcos.
Volver arriba