Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle

Aspirantes a algo

BLOGGINGIR

12/12/2014 A A
Imprimir
Aspirantes a algo
Desde que Francisco Nicolás no se aparta de los platós de televisión que le dan puerta abierta para decir que fue indispensable para llevar a cabo unos supuestos encargos que, de no ser ciertos, le van a costar muy caro, con cada perla y con cada sonrisa cínica que dedica a las cámaras, cada vez me recuerda más a un par de leoneses que no son padre e hijo pero tienen bastantes más genes en común entre sí que con sus respectivos.
Negociador para el desbloqueo de negocios y transacciones, secretario general de Faes, mediador del Gobierno en procesos territoriales, jefe de Defensa en la Casa Real o un ‘charlie’ del CNI son algunos de los impresionantes títulos que el pequeño Nicolás luce en su currículum y que dejan sin palabras a cualquiera; incluso a los que pueden presumir de algo más que su amiga «la pechotes» (y que conste que este apodo me parece tan gracioso como despectivo).
Nicolás me recuerda mucho a los dos J.M. que no han sido espías del CNI ni pajes reales pero en más de una ocasión cuentan aquello de que «gracias a mis gestiones se hizo la Transición en España tan bien», «mis consejos pesaron mucho para que el santo padre Benedicto renunciará a la silla de Pedro», «la primera llamada que recibió Letizia tras la coronación fue la mía» o «para hablar con Mariano nada más tengo que tocar mi iPhone», entre otras patrañas con las que todo aspirante a algo y agraciado con nada necesita fantasear alguna vez.
Volver arriba