Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle

A la espera de un rebrote en las viñas dañadas por las heladas

ACTUALIDADIR

Más de un centenar de viticultores acudieron ayer a una reunión para saber cómo afrontar la situación de la vid. | T.G. Ampliar imagen Más de un centenar de viticultores acudieron ayer a una reunión para saber cómo afrontar la situación de la vid. | T.G.
T. Giganto | 19/05/2017 A A
Imprimir
A la espera de un rebrote en las viñas dañadas por las heladas
Campo Las bajas temperaturas de finales de abril truncaron el ciclo de las viñas de la DO Tierra de León y son ya muchos los viticultores que descartan la vendimia
Fueron solo dos noches pero bastaron para cargarse el trabajo de toda una campaña. El 27 y el 28 de abril fueron los días que marcaron como "catastrófico" este año para los viticultores ya que en ellos amanecieron, concretamente en la zona de la Denominación de Origen Tierra de León, con una cosecha minada por las bajas temperaturas. La helada se llevó por delante los brotes que tenían las plantas. "¿Y ahora qué?", se preguntan muchos viticultores. Se abre para ellos un periodo de incertidumbre ya que no es esta la tónica general de una campaña normal y muchos no recuerdan nada semejante desde el año 1995.

El Instituto de la Viña recomienda no dañar más la planta quitando las partes abrasadas por la heladaEs primordial no tocar la planta ni deshacerla de aquellas zonas que quedaron "quemadas" con la caída nocturna de los termómetros durante aquellas dos noches. Así lo explicaron este jueves en Valencia de Don Juan expertos del Instituto de la Viña que acudieron a un encuentro con los viticultores de Tierra de León para analizar qué se debe hacer ante una situación como esta y sobre todo qué es lo que no se debe hacer. El tema interesa, y mucho, y eso hizo que hasta la sede de esta Denominación de Origen se acercasen más de un centenar de viticultores deseosos de saber cuáles son los pasos que tienen que dar ahora.

Tierra de León estima que la pérdida de la producción sea "del 50% para arriba" aunque "hay que esperar"Muchos de los que estuvieron allí ni siquiera piensan ya en vendimiar y ponen la mirada en la forma de preservar la planta para hacer que esta medre de cara a futuras campañas. En Tierra de León estiman que un 85% de la producción se ha echado a perder pero "todavía es pronto" para traducir esto en unas cifras concretas de pérdidas. Eso en general, porque "hay zonas en las que la situación es aún peor ya que las heladas pillaron a la planta en un momento del ciclo biológico más temprano, cuando apenas estaban desarrollándose", explicaba el director técnico de la DO Tierra de León, Alejandro González. Esas dos noches consideradas por los viticultores como «trágicas» afectaron por igual a todas las variedades aunque cada una de ellas se comporta de una manera diferente desde el punto de vista genético y su comportamiento a las heladas es por tanto también diferente. "Las variedades de tempranillo y verdejo tienen una capacidad de regeneración mayor que el resto, son más propensas a sacar nuevos brotes", ejemplificó Alejandro González.

Y aunque todavía es pronto para valorar y cuantificar las pérdidas estimó que "inicialmente la pérdida de la producción es del 50% para arriba" en la DO Tierra de León. "Ahora hay que ver qué somos capaces de recuperar entre todos y lo más importante que es salvar a la planta y no dañarla más de lo que está", incidió.

Los viticultores aprovecharon para preguntar  sus dudas ante una situación que los más novatos nunca habían ni siquiera experimentado. "La planta está muy estresada por las heladas y es necesario no quitar las partes dañadas y esperar a que rebrote", explicaron haciendo mucho hincapié en la necesidad de «no perjudicar más a la planta". "Hay posibilidad de aplicar tratamientos paliativos pero ahora lo más importante es que la planta rebrote y protegerla de posibles ataques fúngicos ya que está más vulnerable que nunca", explicaron. Las últimas lluvias están suponiendo un alivio para los viñedos del sur de la provincia pero eso no quita la incertidumbre a los viticultores que esperan un rebrote de las plantas en los casos más esperanzadores mientras que otros ya dan el año por perdido.
Volver arriba